Motivos de la menopausia…

ground group growth hands
Photo by Pixabay on Pexels.com

El hecho de que los gametos femeninos (Óvulos), se generen durante la vida intrauterina, tan tempranamente como durante el primer trimestre del embarazo, aún antes de que se diferencien los genitales, aunado al hecho de  que luego no se produzcan nuevamente condiciona, que la mujer mantenga la fertilidad sólo durante un período de tiempo de su vida, que se denomina etapa reproductiva, de duración variable, pero que va desde la primera menstruación hasta la menopausia.

La superficialidad e inmediatez de la sociedad de consumo,  implantó en el imaginario colectivo occidental,  la idea de que la menopausia constituye una  etapa de disminución de funciones, como una especie de obsolescencia programada,  como si la única función  de la mujer  en la sociedad  fuese  traer hijos al mundo y que cuando ésta función disminuye,  igualmente lo hace la autoestima femenina.

Este enfoque chauvinista,  biológicamente y  evolutivamente ha demostramo estar errado.

En realidad lo más probable, es que la menopausia sea una ventaja evolutiva, que nos ha traido hasta  donde estamos y que pudiera ser uno de los factores más importantes en la evolución social de nuestra especie, en el momento  en que acaba la función reproductiva, las mujeres quedan liberadas de los riesgos del embarazo y  parto, en una edad relativamente joven,  conviertiéndose así en reservorios del conocimiento social y cultural, y transmitiéndolo a generaciones siguientes. Convirtiéndolas  así en un pilar  fundamental de la evolución social.

El enfoque actual de ésta etapa, es que la mujer vivirá al menos un tercio de su vida en ella y que  con los avances  en atención integral de salud puede que llegue a vivir hasta la mitad de su vida en ésta etapa. Una vez liberada de la función reproductiva, la mujer  entra en una etapa de liberación personal, donde el potencial de desarrollo intelectual,  físico, social, es inmenso, el protagonismo de mujeres en ésta etapa de la vida, en avances sociales y culturales de muchas  sociedades,  es innegable,  ya va siéndo hora que comience a ser reconocido.

Como en todas las etapas de la vida, no existen secretos,  prevención en salud,  una vida sana,  alimentación adecuada,  evitar hábitos nocivos, hacer algún tipo de actividad  física,  hábitos adecuados de salud mental, son los ingredientes de una vida plena, hábitos de  vida sano siempre importantes pero lo son aún más durante ésta etapa de la vida

Prolapso de órganos pélvicos

pexels-photo-1076333.jpeg

Se trata del descenso del útero, la vejiga o el recto,  a través de la vagina, constituyendo una especie de hernia, que algunos autores relacionan con  “uno de los precios que pagamos por la bipedestación”.

Es una patología relativamente frecuente, que se relaciona con los partos y con la postmenopausia,  su origen está en el debilitamiento de las estructuras de sostén de éstos órganos, por partos previos o por  atrofia, o en la disminución de la masa muscular, secundario a la edad y/o al déficit de estrógenos de la menopausia.

Se suele relacionar con síntomas molestos,  que afectan la calidad de vida, como la incontinencia de orina, sensación de bulto en la vulva, necesidad imperiosa de acudir al lavabo a orinar y menos frecuentemente,  incontinencia fecal, o lo opuesto, dificultad para  evacuar el intestino.

El manejo del prolapso de órganos pélvicos, comienza con su prevención, previsión de desgarros perineales en el momento del parto, reparación adecuada en el momento en que los haya,  rehabilitación de estructuras pelvianas en el postparto, ejercicios hipopresivos, pilates, yoga. Algunos tratamientos sugeridos que por lo novedoso, esperan validación de la evidencia como la suplementación dietética de colágeno hidrolizado en el puerperio y la terapia con láser vaginal en los casos de flacidez vaginal a los 6 meses postparto. En la menopausia el uso de estrógeno local y las terapias de regeneración vaginal pueden ayudar en mejorar los síntomas cuando el cuadro no es severo,  en los casos severos se pueden utilizar pesarios, de los que existen varios tipos, una especie de prótesis  que se coloca en la vagina y retiene la estructuras en su sitio, sobre todo en personas de edad que no deseen tratamiento quirúrgico o que tengan alguna contraindicación.

En el tratamiento  específico,  la rehabilitación  juega un papel central, ejercicios de suelo  pélvico en pacientes jóvenes suele mejorar bastante la condición.  Y están los tratamientos quirúrgicos, que incluyen técnicas  que en ocasiones, requieren la sustitución de estructuras  de sostén con material protésico, técnicas y materiales que se encuentran en constante evolución,  afortunadamente éste enfoque que incluye técnicas quirúrgica complejas,  suele resolver satisfactoriamente la mayoría de los casos.

Pueden requerirse combinación de terapias,  y manejo profesional en equipo por lo cual se suelen promover la creación de  unidades  de especialistas enfocados en el manejo de esta compleja patología.

XV Jornadas AEEM

La Asociación Española para Estudio de la Menopausia, celebró sus decimoquintas jornadas de formación entre el 9 y el 12 de Mayo, en Las Palmas de Gran Canaria, a las que asistimos gracias a la cortesía de laboratorios MSD.

Se plantean nuevos paradigmas o un poco puesta en orden de conceptos que una vez se manejaron y que por una interpretación inadecuada de la evidencia, fueron dejados de lado afectando la atención de nuestras Pacientes.

El análisis y estudio, ponen en su lugar las pautas y protocolos y es así como la terapia de estrógenos y no hormonal, recuperan su protagonismo, en la medida en que se controlan las enfermedades, y los profesionales tomamos conciencia de la necesidad de garantizar una buena calidad de vida.

Se han de manejar conceptos que incluyen menor riesgo cardiovascular, menor deterioro cognitivo, cribado de cáncer ginecológico y de tubo digestivo y promoción de una sexualidad sana. Desde un punto de vista integral de Salud como concepto biológico, psicológico y social y no solamente la ausencia de enfermedad.

Conceptos metabólicos, funcionales, genéticos, nutricionales, psicológicos, sociales, culturales, estéticos, han de ser tomados en cuenta, en una consulta compleja, que exige profesionales preocupados y preparados.

Unas jornadas que iremos comentando en detalle en las siguientes semanas. Agradecemos el esfuerzo de la industria farmacéutica en general por el soporte a estos eventos, con alto valor científico que de otra forma, tenemos la certeza de que no serían posibles.

Analgésicos en el embarazo.

En un estudio reciente, científicos de la universidad de Edinburgo, establecieron una relación negativa entre el uso de analgésicos durante el embarazo (Paracetamol o Ibuprofeno) y la fertilidad de producto de la gestación.

Es decir  pudieron demostrar que los fetos masculinos  o femeninos expuestos a estas substancias, durante ciertos momentos del desarrollo, en el útero, podían presentar una disminución en la producción de  óvulos  o espermatozoides.

Las guías actuales establecen que el analgésico autorizado para su uso  en el embarazo es el paracetamol o acetaminofén, recomendándose la dosís  mínima necesaria, durante el menor tiempo posible. Los antiinflamatorios  no esteroideos , como el ibuprofeno y similares, deberían evitarse, de acuerdo con la evaluación de beneficios y riesgos, individualizada. Es decir si los beneficios potenciales de su uso superan los riesgos de la exposición.

El estudio demuestra la asociación  estadística y está complementado con exposición de células germinales en cultivos a los medicamentos enunciados.  La asociación es más preocupante en las niñas ya que los óvulos se producen durante la vida intrauterina y luego no se producen nuevos gametos femeninos.

En general se recomienda, ingerir sólo los medicamentos necesarios, durante el menor tiempo posible y evitar la auto medicación durante el embarazo.

Imagen tomada de drfelixlugo.com

guíainfantil.com

Obesidad y embarazo

La ganancia excesiva de peso durante el embarazo, se relaciona con mayor riesgo de pre eclampsia, hipertensión y problemas del parto. Se ha demostrado además que si se controla la ganancia ponderal, se controlan éstos riesgos.

El control del sobrepeso durante el embarazo puede lograrse mediante dieta y ejercicio adecuados, que han demostrado además no afectar negativamente al futur@ bebé. Reduciendo la posibilidad de recién nacidos grandes y por tanto de problemas en el parto. Se pudo además demostrar una disminución de la incidencia de hipertensión arterial.

Las madres que no controlaron su peso adecuadamente, tuvieron además una mayor incidencia de inmadurez respiratoria en sus hijos. Y en promedio los hijos de estas madres tuvieron mayor peso a medida que fueron creciendo, que los hijos de las que controlaron su sobrepeso.

Se sugiere el uso de dietas con bajo índice glucémico, acompañados de programas de ejercicios supervisados o no, para el control del sobrepeso durante el embarazo.

Se ha establecido además una relación entre sobrepeso infantil y detrimento de la salud en etapas posteriores de la vida en hijos de madres con ganancia ponderal excesiva y/o que hubiesen ingerido dos o más servicios de bebidas azucaradas al día durante el embarazo.

doi: 10.1210/er.2017-00253

tomado de aquí: Treatment of obesity

https://academic.oup.com/edrv/article-abstract/39/2/79/4922247

28 April 2018

imagen tomada de women fitness

Epigenética

beautiful-young-pregnant-woman-in-beach-beautiful-pregnant-161569.jpeg

¿Pueden los hábitos de la futura madre afectar el desarrollo físico, psíquico y social del futuro bebé?.

La respuesta es que  sí que es posible,  inclusive los cambios inducidos  en la expresión de determinados  genes,  por  exposición a estrés, substancias,  hábitos  alimentarios inadecuados,  pueden llegar hasta   a los nietos.

Se trata de cambios epigenéticos.   Digamos que tenemos muchos más genes que los  que hacemos  servir normalmente y la expresión  de determinados  genes  sobre  otros,  en parte está influenciada por el ambiente. Es decir que el genoma se prepara  para  el ambiente donde le tocará desarrollarse, de acuerdo a la información ambiental  que recibe.

Es mucho más complejo que esta simplificación excesiva, la ciencia demuestra que ésta adaptación ocurre  y  es así como los hijos de madres que ganan peso excesivo durante el embarazo, tienden a sufrir más problemas de sobrepeso, hipertensión, arterial y sindromes metabólicos. Otro ejemplo,   una de las teorías que tratan de explicar el sindrome de ovarios poliquísticos ,  establece la posibilidad de una programación epigenética para  vivir un periodo de estrés o de escasez. En ese marco se presenta anovulación y androgenización, lo que bloquea la fertilidad y evita  el embarazo en una etapa de crisis.  Y así cada vez más se desarrollan teorías,  que  tratan de explicar  ésta relación que de manera observacional hacían los obstetras, entre  patologías del embarazo y  problemas  de la  descendencia.

Lo anterior  refuerza el concepto del control prenatal,   adecuado, oportuno y continuo, con recomendaciones  de sentido común ahora reforzadas por  la epigenética, nunca mejor dicho, “somos lo que comemos”, lo que quiere decir, que siempre nos hemos de alimentar bien,  evitar  el tabaco y el alcohol, hacer  algún tipo de actividad física que disfrutemos,  llevar un estilo de vida proactivo, mantener un peso adecuado.

Estos cuidados son aún más importantes durante el embarazo,  ya que los cambios  que induzcamos en la epigénetica de nuestros hijos,    se pueden transmitir hasta nuestros nietos.

La píldora del día después

Es un método contraceptivo hormonal, de uso exclusivo en casos de relaciones sexuales fortuitas, sin uso de otro método contraceptivo, o por accidente, tipo rotura con el preservativo, cuando no se desea el embarazo.

Se trata de una dosis alta de un derivado de la progesterona, que al ser ingerida afectaría la función endometrial, impidiendo la implantación,  además podría evitar la ovulación, si es que no hubiese ocurrido.  Debería ser tomada tan pronto como sea posible, antes de que hayan pasado  72 horas de la relación sexual.

Para evitar los efectos de la alta dosis hormonal, no se recomienda su uso como método contraceptivo de base, por lo cual sólo se debe utilizar en casos de urgencia.

Además hay que tener presente que no es un método tan efectivo como cualquiera de los otros  que se recomiendan para uso consuetudinario, por lo cual su uso repetido aumenta la tasa de fallos. Igualmente si se producen vómitos o diarreas en las siguientes 3 horas después de ingesta de la píldora, se habría de repetir la dosis. Otro motivo por el que puede fallar el método es el uso de alguna medicación que  acelere el metabolismo de la hormona, como algunos antibióticos, anti epilépticos o antimicóticos, o algunos productos que contengan hierba de San Juan.

Se recomienda el uso de un método de barrera durante el resto del ciclo menstrual luego de haber tomado este tipo de píldoras.

No se recomienda su uso repetido dentro de un mismo ciclo menstrual.

Si ocurriese un embarazo luego de la toma de la píldora, se habría de descartar que se tratase de un embarazo de ubicación anormal (ectópico).

La otra opción de contracepción de emergencia, consiste en la colocación de un DIU de cobre, garantizando de esta manera protección anticonceptiva posterior.

Imagen tomada de: fucsia.com