Yo culpable, (Paciano Padrón). Recibido por mail.

Nadie  duda  -tampoco yo-  que Chávez tomó el camino del comunismo, lo que lleva implícito destruir las instituciones democráticas y constitucionales, y echar por el piso nuestras creencias y las de nuestros padres.  El régimen avanza por la ruta del estatismo.  Cuando no estábamos totalmente claros hacia dónde iba el país, podíamos echarle la culpa a Chávez.  Cuando sé y sabemos que el camino es el de la esclavitud del todopoderoso Estado, estamos obligados a reaccionar.  Si seguimos tolerando y estirando la arruga, ya la culpa no es de Chávez, es mía y de quienes diciéndonos demócratas, permitimos el avance impune de la arbitrariedad con ropaje democrático.

El país -ya lo anunció el Vicepresidente Jaua- marcha hacia la “libreta de abastecimiento” al estilo cubano, mientras se advierte que “el gobierno afrontará la inflación con cuotas de compra a las familias de bajos ingresos”.  Jaua habla de “planificación de consumo en los sectores de población de menos ingresos” y de “distribución directa de alimentos”.  La idea es que “el Estado asuma las redes de intermediación comercial y establezca cuotas de compra por familia”. Las aceleradas e inconstitucionales expropiaciones de automercados y centros de producción y distribución apuntan en esa línea.

En Cuba  -y no digo nada nuevo-  el consumo de bienes es normado y se rige por la “libreta de abastecimiento”, para proveer a cada familia de lo que el Estado considere conveniente.  Eso es comunismo, ¿o no? Eso es lo que ya se está implementado en Venezuela  ¿Cuándo vamos a protestar? ¿Cuándo nuestro rechazo al estatismo se expresará en presencia combativa y sostenida en la calle?

Sobran las manifestaciones del totalitarismo.     Los atentados contra la libertad personal abundan, la judicialización de la política ya es norma. A Álvarez Paz, después de ilegalmente preso casi dos meses, le condicionan su libertad.  El de Diego Arria es el más reciente caso de arbitrariedad judicial. Denuncia ser víctima de atropello del Estado  -mejor dicho de atropello personal del Presidente Chávez- y se le apertura una investigación por magnicidio.  Otro invento al igual que los 78 “magnicidios” anteriores, y semejantes a los 638 intentos de magnicidio contra Fidel Castro en 50 años.

El control de la educación de parte del Estado avanza indeteniblemente, a pesar del rechazo que genera en la mayoría de quienes somos padres y profesores.  Se acaba de dar el primer golpe certero contra la universidad privada, al expropiarse -entiéndase confiscarse- la Universidad Santa Inés en Barinas y decretarse intervención de otras cuatro universidades. Que nadie piense que es problema de los tres mil estudiantes barinenses y de los profesores de esa Casa de Estudio expropiada.  Chávez viene por todas las universidades privadas y por las públicas autónomas.  Alerta la UCAB, la UNIMET, la Santa María y todas.  Hablar de universidad socialista es una brutal contradicción, ya que la universidad es universal o no es.

Al igual que la inmensa mayoría de los venezolanos, yo opto por el camino de la democracia, si bien no podemos quedarnos sólo en la vía electoral.  Muy importante es la elección de septiembre para darnos un nuevo Parlamento plural y no postrado ante los pies de quien se cree amo.  Pero hace falta más y pronto.  El camino de la protesta democrática, de las manifestaciones de calle y del repudio a la vía inconstitucional, debe ser transitado de manera inmediata y sostenida.  No debemos permitir que nos sigamos acostumbrando al socialismo marxista que pretende imponérsele a hombres y mujeres libres.  La culpa ya no es de Chávez.  Está claro hacia dónde va. La culpa es mía y nuestra si no salimos adelante.  Actuemos.  Que también hable y actúe la Mesa de la Unidad Democrática.  La actuación no puede estar sólo enfocada en las trascendentes elecciones parlamentarias de septiembre.

PACIANO PADRÓN

Telefax: (0212) 482-4569  /  Celular: (0414) 328-1848

E-Mail: pacianopadron@gmail.com

Sí hay que hacer algo, pero es necesario alcanzar los que los sociólogos llaman “La masa crítica”, que es el número suficiente de personas que deseen el cambio y que además estén dispuestos a generarlo, esto sólo se logra con educación, lamentablemente y afirmo que no soy pesimista, tengo la impresión de que  aún existe gente en número suficiente que sigue al presidente, por  la razón que sea, algún sociológo estableció que los regímenes totalitarios se mantienen mientras exista al menos un 30 a 40 % de la población que por cualquier motivo les apoye. Además tengo la impresión  (Que ojalá sea errada)  de que es un poco tarde para evitar lo que ya es un hecho. Así bie ahora la lucha no es contra un régimen totalitario que se pretende implantar,  es contra un régimen totalitario ya implantado,  que sólo  la riqueza, ya mermada de un país saqueado,   ha impedido su implementación con todo el rigor posible

Las deficiencias  en servicios y productividad,  en parte se deben a un estado infieciente, pero pienso que  en muchos son generadas por  un sistema que pretende parecerse al cubano y  mantener a los venezolanos como los champiñones,  en la oscuridad de la ignorancia y  alimentados de estiércol.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s