Despedida a Aimé…

A mundo Aimé, ¡ cosa seria esta de las despedidas !

Justamente tú que despediste a tantos,  ahora, ley de vida te toca a ti, otro que se nos va. Como siempre queda tu recuerdo…que al final es lo único que queda, pero lo nuestro es pasar como dice el poeta,  quería escribir algo gracioso, pero es una cosa seria cuando se va el humor.

Y eso eras tu querido primo,  me imagino las de anécdotas,  que habrá por ahí circulando en la red, a las que probablemente yo añadiré las mías,  hoy no tengo ganas de hacerlo, solo diré que te nos fuiste desde tu hamaca, como dignamente te podría corresponder,  seguro que hay un simbolismo en ello,  y ya los comentarios lo dirán. Dicen que fué un aneurisma, desdichada malformación vascular, que se mantuvo silente por 69 años,  de nuevo número mágico. Las cosas de la vida, te dejaste hasta el bigote, me imagino que alguna lo habrá guardado, y que en esto de las damas,  tu sabiduría siempre escapó a mi poco entendimiento.

El día que me enteré, hasta soñé con Chavez, en un sueño interpretado como una sensación de que el país se nos va y que mucha gente que queremos nos deja. (iba a poner “gente buena”,  pero creo que el cliché no te habría gustado)  aunque bajo esa irreverencia del humor, sé que estaba ése ser  que se escudaba en la risa  tal vez a veces para no llorar, y es que así afrontamos las tragedias los Pérez, riéndonos.

Te quedas en el recuerdo agradecido, con una sonrisa que aparece siempre al nombrarte,  no sin antes acusar recibo de éste duro golpe de tu pérdida, con el consuelo que nos queda a los que no nos vamos,  de que te vas a un sitio mejor.  Ahora si es verdad que la cosa se puso buena por allá arriba, me imagino que tendrás disponibilidad de tu música, que siempre amenizaba las reuniones familiares por bien o por mal, tu sola presencia siempre ambientaba y generaba catarsis, mediante la risa.

Te fuiste de un jalón, como un jonrón inesperado, cerrando el noveno con empate, dejándonos en el terreno, desconcertados. No diste chance de prepararnos, de llegar a la tercera y esperar que bateara Galarraga para anotar. Tal vez así sea mejor.  Por que nunca te preparas suficiente para las partidas.

Como siempre la distancia implacable me impidió estar allí para decirte adiós,  sin embargo, te despedí allá en Bélgica con una cerveza en la mano, algunas anécdotas, muchas risas  y una ranchera en el corazón, como te habría gustado,

descansa en Paz querido primo.


One thought on “Despedida a Aimé…

  1. De veras q el primo era sinonimo de risas. He had so many awesome stories! Between women and the stuff in his truck! Oh my! So full of ingenuity! Who else would come up to title a cassette “Raul Amundaray y las uvas del tiempo”? or, A discurso from a president?! Aimee was hilarious and his stories were even more. I don’t think we have another like him. He was unique in his own way, like everyone in our beloved family.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s