Haití: (propuesta insensata) (Jesús Zurita Peralta)

Las tragedias del pueblo haitiano, su constante sufrimiento, me obligan a pensar que este pueblo primigenio, que declaro la “independencia” por vez primera en América Latina (1804), tenga que ser el primero en reconocer que en definitiva algunos pueblos no saben como administrar ese bien, me hacen pensar que quizá es tiempo de que el pueblo haitiano reconozca, pida ó suplique por una nueva manera de colonización solidaria, casi a manera de última oportunidad y chance de levantarse, lograr cosas que la independencia y la “libertad” no le han permitido. No solo se trata de los desastres naturales que constantemente le azotan, sino la imposibilidad que tienen de lograr un “mundo de vida” digno. Pareciera que este pueblo auténtico tiene la función de limpiar los karmas de toda la humanidad ó pareciera predestinado a pagar un alto precio por tener el “alma de país” empeñada ó endosada a la maldad universal del tradicional vudú y su terrible energía. Estas cosas que planteo las hago con la inmediatez de un análisis rápido, la sinceridad y solidaridad inmediata, todo cargado de emotividad al ver las calamidades de este pueblo hermano. Seguramente mis comentarios breves serán objeto de crítica, más que justificada, pero para mi, el nacionalismo, los símbolos patrios y hasta la cultura, caen al piso, ante la realidad de la situación por la que atraviesa Haití, por eso me atrevo a sugerir que es hora ya de alquilar Haití a los intereses controlados de cualquier potencia que crea poder encargarse de su desastre, quizá Francia se quedó con la espinita y desee volver a intentarlo, esta vez mejor, quizá el Reino Unido tenga ganas otra vez de este pedazo de isla alejada, pero cargada del trópico que tanto les gusta, quizá es hora que las NU (UN) tengan sede planetaria y física, y se muden a Haití, quizá alguno de los tigres asiáticos tengan interés por mostrarnos su milagro y les provoque establecer base comercial por estos lados, quizá alguna potencia esté interesada en hacer de Haití un pueblo modelo y de una ú otra forma se entusiasmen, intenten acabar con su pobreza, desorganización social, enfermedades y hagan algo útil, más allá del envío constante de ayuda humanitaria, que se convierte a diario en botín para el saqueo, quizá sea momento para que Haití deje de padecer tantos males juntos. Quizá sea tiempo de cambiar independencia y símbolos patrios por algo de bienestar.

 

Jesús Zurita Peralta. CI: 6.625.245, 23 de noviembre de 2010.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s