Crisis en los servicios públicos…

Imagen tomada del blog de Gemma Lienas Massot. "Punt de trobada", hacer clik en la imagen para ir al sitio original

El sistema capitalista se basa en que si las empresas tienen beneficios, toda la sociedad  lo hace, y establece que si los principios de economía de mercado, esto es oferta y demanda, se dejan funcionar libremente,  entonces las sociedades por si mismas encontrarán un equilibrio que  se traduce en bienestar para todos los ciudadanos.

De una manera muy superficial ésta es la teoría, pero de manera paradójica al igual que ocurrió con su antípoda el sistema comunista,  esta bella idea choca con una variable que no toman con frecuencia en cuenta los ideólogos,  que es la naturaleza humana.

Para tratar de controlar esta  variable surge el sistema socialista, donde el mercado se deja fluctuar a sus leyes, pero existe un estado modulador, que evita que la avaricia excesiva de algunos y el dominio de unos estratos sociales  sobre otros, haga que se enriquezcan pocos a costa  del trabajo de muchos, que terminan siendo  más miserables.

Es una lección que aprendió el  primer mundo de las guerras, luego de que  los nacionalismos y la agitación política que suelen aparecer cuando son excluidos grandes grupos de la población del reparto del  pastel de dividendos, generasen mezclas peligrosas, que atentaron contra la seguridad del sistema y  la evolución histórica de éstos  cambios   es lo que dio  origen del llamado “estado de bienestar”.

Donde el estado pasa a ser garante del bienestar de los ciudadanos, mediante mecanismos que permiten una distribución  equitativa de los recursos.

En 1969, Laurence Peter , un pedagogo de origen canadiense, estableció que las personas  generalmente son promovidas  a posiciones superiores de gerencia hasta llegar a  su nivel de incompetencia, en un principio que lleva su nombre,  largamente comprobado y verificado.

Normalmente la sociedad debería contar con mecanismos, como el de libre mercado,  que regulen que  las personas de mayor  nivel  jerárquico de decisión sean las mas competentes.  En un estado socialista al ser todos iguales, o al permitir  otras vías de ascenso diferentes al de la competencia personal,  suele suceder  que los que toman decisiones, se rodeen de adulantes que les producen una realidad  ficticia, donde ellos son  infalibles.

En éste punto es fácil caer  en la tentación de creerse  infalible. Nada más grave en un gerente, para las personas que son afectadas por sus decisiones. Este “Síndrome”  que ya  describe Katrin Shultz en TED (R)  publicado en  otra entrada de éste blog.  Consta de  3 niveles de racionalización para  establecer que  son éllos los que tienen  la razón y no los críticos,   cuando se les acercan  a explicarles  que  pueden estar equivocados,

el  primero: “Son ignorantes”:  O sea que  los que  no están de acuerdo con el individuo  “infalible” lo hacen pues  no tienen acceso a la información

Una vez que  el individuo  se da cuenta  de que los que le critican,  tienen acceso a la misma  información,

aparece el segundo nivel:  ” Son estúpidos”,  o sea que  los que no están de acuerdo con el infalible luego de tener  toda la información lo  hacen pues no tienen capacidad para analizarla.

Si el individuo es lo suficiente  listo para darse cuenta de que entre los que le critican hay gente realmente inteligente,

aparece el tercer nivel: “Son  malvados”. O sea que si tienen acceso  a la información,  y son listos como para interpretarla y aún no están de acuerdo, es  que  dejan de estarlo  por envidia o  con intención de causar un daño a  la persona “infalible”.

Es éste el nivel de racionalización que  lleva a dictadores como Stalin y Hugo Chavez a decir “Los que no están conmigo, están contra mi” y es lo que lleva  a muchos aduladores a tomar decisiones erróneas, en un marco de adulación permisiva.

Como por ejemplo hacer recortes en un sistema sanitario que como modelo ya  funciona con la intención de economizar  costos.  Ya  que el sistema de consorcios  sanitarios como funciona  en Catalunya,  busca beneficios, y estaba instalado bajo la óptica de generar ganancias económicas (implica menor costo posible), ofertando una atención de calidad. No es casual que los salarios al personal  sanitario en España ya sean los más bajos de  Europa.

Es por ello  que no es casual que los recortes implementados   apenas  sirvan para ahorrar un 1 % del 10 % exigido, generando gran malestar  en  el personal donde los recortes significan mucho más en su presupuesto y generando con un manejo poco agraciado  de la situación, en los trabajadores  la  idea  de que deben estar agradecidos de conservar su trabajo. El paso siguiente   será exigirles un tipo de pago por conservarlo, (ah  no si ya lo hicieron,  les  redujeron  el 5 % de su sueldo).

La aseveración de que los recortes no afectarán la atención  primaria, ni  la atención de urgencias, ni las atenciones prioritarias, carece de fundamento, habida cuenta de que los recortes  afectan a los profesionales y a los recursos asignados precisamente  a éstas áreas.

El denominado tercer sistema sanitario del mundo, como se ha catalogado al  Catalán, se encuentra así en peligro,  al aplicar unos recortes  que si bien es cierto que parecen necesarios, si nos ubicamos en  el peso que tiene el déficit Catalán dentro del déficit de toda España (Donde aún no se han tomado  medidas  de  recortes de gastos y donde parecen estar más preocupados por finales del fútbol),  no parece que  haga mucha fuerza su corrección  ante comunidades  que tienen  3 o hasta 10 veces  el déficit catalán.

En este marco no se puede explicar de manera lógica  las “retallades” en los servicios,  a menos  que estén  tomando decisiones personas afectas del principio de Peter o que se tengan el “síndrome de la infabilidad”. O que los críticos  seamos “ignorantes, estúpidos o malvados.”

Los recortes en servicios   prioritarios para el desarrollo como la salud y la educación,   pueden salir  mucho más costosos a largo plazo.

Pienso que  los responsables políticos  deberían aprovechar la coyuntura,  para generar soluciones a mediano y largo plazo que pasen por modificaciones profundas en un sistema  que como está diseñado ya no es sostenible,  y que  no depende  su persistencia de que se rebajen los sueldos a un personal que comparativamente gana los sueldos más bajos de Europa,  o que se  mermen recursos  que,   debido al  diseño del sistema ya  funcionan en lineas generales bajo premisas de   ahorro en  costos.

Para finalizar una reflexión, cada vez más,  tengo  la certeza de  que  el sistema capitalista como lo conocemos  está llegando a su ocaso, ha causado  grandes desigualdades, ha expoliado las reservas naturales del planeta  y ha generado miseria,  problemas que en un principio se justificaban por  la necesidad de mantener un “estado de bienestar”, estado que en el sistema actual ya no es sostenible, ni siquiera en el primer mundo.

Se impone entonces un cambio de paradigma del cual hablaremos en próximas entregas.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s