Hambre histórica.

Un objetivo  no declarado, al  iniciar esta aventura de escribir era intentar no repetirme, sobre todo  cuando se hacen críticas, ya que entonces parecerían lamentos, y quien se lamenta culpa a los demás y , mientras los demás sean los culpables,  entonces  siempre sería una víctima, y  me niego a serlo.

Pero ¿No todas las víctimas lo hacen?.

¿Será que a veces es inevitable serlo, en una vida dónde siempre hay problemas, muchas veces  generados por los demás?

Según alguna linea filosófica de vida, somos nosotros mismos los responsables de lo que nos sucede,  o de lo que hacemos con las vicisitudes de la vida. Tengo la impresión de que siempre nos enfrentamos  a las cosas que no resolvemos del todo.

Si algo he aprendido con tanto viaje es que la naturaleza humana es la misma, independientemente de la raza, política y religión,  son máscaras que nos colocamos  para  afianzar creencias superficiales. Hasta he llegado a pensar cínicamente, que esa imagen que se tiene  del norte del planeta hegemónico, de su organización y mejor sistema de vida social, no es más que la decisión de  trasnacionales, que dominan la economía planetaria,  de beneficiar a unas zonas sobre otras.

Y que la paradoja de un planeta de recursos finitos,  con un sistema económico que funciona como si fuesen infinitos, está produciéndose de forma tan evidente,  que hoy  afecta el estado de bienestar, conseguido luego de siglos de luchas sociales y guerras, aún en éstos países que siempre han sido privilegiados.  (Buscar cita en otra entrada de éste blog).

Vivimos la decadencia de una civilización,  no lo digo  yo, lo vienen diciendo desde hace algún lustro gente más sabia y lista que yo,  mientras antes aceptemos la realidad mejor,  puesto que ello  nos  permitirá actuar en consecuencia, no podemos vivir como si la actual crisis mundial fuese una crisis pasajera,  los políticos no deberían tomar decisiones, siguiendo  los consejos de organismos internacionales,   que han llevado a la quiebra a gran parte del tercer  mundo  en beneficio de unos  pocos y basándose en paradigmas económicos, que no funcionan ni han funcionado, cuando  existían  más recursos, ni funcionarán  ahora que se están agotando.

No es un mensaje pesimista, es un mensaje  realista, la sociedad debe  cambiar  y los políticos deberían, adaptarse,  si no el cambio será violento, las respuestas ya están allí y las grandes fortunas  ya lo van entendiendo cuando tímidamente  piden pagar mas impuestos. Son signos de cambio y tal vez  estemos lo suficientemente evolucionados socialmente, para hacer que las decisiones que tengamos  que tomar  como sociedades,  que forzosamente habrá de tomarlas, se hagan por medios institucionales,  y no  mediante la violencia generada por el hambre, que  es lo que finalmente ha originado todas las revoluciones de nuestra historia.


2 thoughts on “Hambre histórica.

  1. se que tienes razón, pero la humanidad también tiene esperanza, compartimos y sómos capaces de dar sin esperar recibir, o simplemente recibiendo cariño y afecto, evolucionamos y crecemos, no todos al unisóno, pero al cambiar unos movemos a los otros, yo no entiendo mucho de economía, sobre todo de las bolsas de valores, pero aún nos queda nuestra humanidad, esa la he sentido, me ha acompañado aún en sitios alejados de la justicia, lugares donde la miséria es algo común, dolor que se comparte, sigo pensando que el dolor te cambia, solo espero que sea de manera positiva, que nuestro cerebro se mueva con nuestro cuerpo y podamos así, seguir adelante salvando lo que la justicia no ha podido salvar…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s