Condena…

La noticia me consternó, un sonado caso de una muerte materna en mi tierra natal, con condena para una profesional, que la recuerdo por esos días, como competente y preocupada, me llevó de manera violenta a recordar lo expuestos que están los profesionales de la salud en un servicio público en Venezuela.
Entiendo la tragedia una mujer joven y sana, de repente fallece de  manera trágica,  durante un momento que debió significar felicidad y perdió sus dos hijos, dejando una familia dolida, que pierde a una hija, hermana, madre y nietos, en una tragedia donde  no existen palabras para calificarla. Más cuando se detectan fallos importantes en la cadena de atención sanitaria. Obviamente  todos tenemos  la sensación de que en éste caso  pasó algo que no debía ocurrir y que  debería haber culpables.
El duelo tiene varias fases, la negación, la culpa, la ira y la aceptación. cuando la búsqueda de un culpable se asocia a la ira, es cuando se busca una cabeza visible para una particular vendetta, por supuesto si existen negligencias, deben ser corregidas y en justicia social castigadas, de esta forma la sociedad logra un nuevo equilibrio.
La necesidad de Justicia se corresponde con una necesidad humana primaria.
Por ello es que suelo ser partidario de que estos casos sean ventilados en tribunales, donde un tercero imparcial, establezca dentro de tanta subjetividad competencias y responsabilidades.
En este caso tengo la sensación de que una compañera de trabajo calificada y competente, fué juzgada y condenada antes del juicio durante el duelo, la sentencia que recibí por mail, del tribunal superior de justicia de Venezuela, cuando el defensor solicita la radicación del juicio,  establece una serie de incoherencias,  que  lo demuestran;  la mas grande entre otras, donde afirman que se trataba de una médico residente no capacitada, cuando se trata de una especialista formada y con capacidad de realizar ésta y otras intervenciones,  un sólo hecho muy fácil de verificar y que el tribunal superior  (La máxima autoridad en Justicia, además inapelable), establece sin ser real.

Ahora todos harán leña del árbol caído, los colegios de médicos, harán mutis y Jackelin conocerá a sus verdaderos amigos.

En ningún  lado de la sentencia, se establece la responsabilidad institucional  por  no garantizar las condiciones mínimas de seguridad  para una paciente ingresada,  ya sean físicas, de material,  de  pruebas de laboratorio confiables, o de recursos, para  atender  en hospitales abandonados a la buena de dios  a los pacientes que día  a día acuden a ellos.

Ya en la carta de renuncia  a  mi cargo del hospital implicado,  explicaba la inseguridad del ejercicio profesional como una de las causas,  exponía que se nos obligaba a  ejercer una medicina sin medios, sin recursos y  que además por política, nos convertíamos los médicos en cabeza de turco, cuando  algo sale mal, cuando la necesidad de una venganza social que debería ir encauzada hacia un sistema deficiente para mejorarlo, se enfila hacia el eslabón más débil que  es el profesional que  mal pagado hace lo que puede con los recursos que a cuentagotas le suministran, cuando no es el familiar que debe  ir a comprarlo en los prósperos negocios de material que se encuentran en los alrededores de los hospitales, que no crítico, al contrario, salvan muchas vidas dada la falta de recursos crónica de los centros públicos.

Todos los que hemos trabajado en  el sistema público venezolano,  algunos por vocación (la mayoría) otros por necesidad, hemos sido testigos de tragedias institucionales, algunos perseguidos por denunciarlas,  la mayoría ignorados por la sociedad y por los gobiernos,  a quienes se les hace más fácil ocultar la verdad  y cuando la necesidad de justicia, les  apremia, sacarse de la manga el  as de la “negligencia profesional”,   para  reivindicar socialmente sus fallos.

Conocí a Jackelin, no era una especie de monstruo que  se iba a dormir  mientras tenía pacientes de cuidado, no es ésa la que recuerdo, la recuerdo como una profesional preocupada y diligente,  además de competente.

Me imagino los comentarios acusándome de cerrar filas con una colega,  no es así,  me persigue sólo el deseo de aportar algo que en mi  concepción que  puede estar errada,  me  parece importante aclarar. Me había prometido  callar y no participar más  pues todo ello siempre me ha traído más problemas que tranquilidad, sin embargo  ahora sentía que no podía callar.

Lamentablemente  por alguna organización cósmica este tipo de cosas le suelen suceder  a los buenos,  la experiencia  marcará, pero saldrán de ella  fortalecidos,  y seguirán  adelante, por duro que sea el golpe que han recibido. Vale para las dos partes.

Se que los familiares de la paciente en cuestión de alguna manera se sentirán  redimidos, lamentablemente  la condena que en mi humilde opinión no es del todo justa, pues se queda corta,  culpando de todo  a la doctora, sin establecer  responsabilidades de la institución que  las tiene y tal vez en mayor cuantía, no servirá del todo para  restablecer tan dolorosa pérdida.

Tal vez luchar  por un sistema sanitario de calidad lo haga,  pero es sólo una idea, que puede estar errada.


8 thoughts on “Condena…

  1. Tiene usted mucha razon Doctor yo trabaje con la Doctora Farias y la considero muy buena como profesional y persona..es injusto cuando sabemos las condiciones de trabajo..un hospital de guerra!!

  2. Julian, estoy muy de acuerdo contigo, nos hemos convertido en carne de cañon y motivo de caceria de brujas en una Revolucion sin cabeza, que desea llevarnos a todos a la Guillotina y lo peor es el nulo apoyo gremial, que en vez de apoyar se suma a esta locura, el tiempo y solo el tiempo nos dara la razon… sañudos hermano

  3. Saludos Julian realmente este caso tan sonado a traído mucha polémica y lo que realmente yo veo es que están condenando a un medico por hacer su trabajo. Nosotros diariamente enfrentamos la muerte y la vencemos en la mayoría de los casos, algunas personas te lo agradecen pero la mayoria no, dicen simplemente es su deber y para eso le pagan. Pero cuando ocurre un caso como el de la dra farias el malo es el medico porque no la pudo salvar. Es como cuando un paciente con una herida por arma de fuego tu lo atiendes y muere los familiares te recriminan porque no lo salvaste, pero se les olvida que quien lo mato fue quien le infringio la herida. El caso va a apelación y espero que la inocencia de la Dra se compruebe.

    1. Es nuestro trabajo, ya lo dijo el maestro Muci Mendoza Muci Mendoza, Cuando todo va bien gracias Dr. José greorio Hernandez y cuando algo sale mal somos los responsables, lo que es una pena es un sistema judicial tan mediocre, éste el el quid de la cuestión. Si se establecen las responsabilidades donde tienen que estar, por un tercero imparcial, entonces la sociedad recupera el equilibrio. Un abrazo Jesús, extensivo a los tuyos…

  4. desafortunadamente, los medicos tenemos todas las de perder en el ejercicio hospitalario en Venezuela, ahora en todas las salas de m*ternidad del pais el Obstetra se ve amenazado por familiares
    A todos los Obstetras hay que volver a hacer firmar los consentimiento Informado. La sentencia contra la amiga y colega Jackeline solo busca un culpable ante la indolencia gubernamental, los obstetras yaracuyanos 35 entotal ya hicimos un remitidio de rechazo, saludos a todos Dr Carlos Estaba Medicina Materno Fetal

    1. Cierto Dr. Estaba, me alegra que no Jackelin se encuentre sola en momentos tan aciagos, esta bien que la hayan apoyado, igualmente en la distancia, recibe nuestro apoyo, la noticia nos consternó, pues trabajé con Jackelin, es una pena que este tipo de cosas siempre le pasan a los buenos. Un abrazo. y gracias por comentar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s