Economía del bien común

Me parece que hace siglos que no escribo algo, al parecer entre las clases de catalán y la crisis diaria, lo urgente me ha quitado tiempo para lo importante parafraseando a Quino.
Y hago un “break” aprovechando un domingo que todos duermen y que ya he sacado el perro y que no tengo deberes y que no estoy de guardia para hacer un comentario obligado,

He estado leyendo la impresionante revolución que plantea CRISTIAN FELBER en su tesis de “LA ECONOMIA DEL BIEN COMÚN”. Lectura obligada además para cualquiera que tenga algo de conciencia social, democrática y ecológica.

No puedo más que decir que luego de superar el shock de pensar “Esto parece demasiado bueno para ser verdad” y de desconfiar de lo que leía con mi paranoia de años de desengaño, justificando las ideas plasmadas en este conmovedor ensayo, como un “último resquicio de manipaulación de las corporaciones, para hacernos creer que todavía se puede rescatar algo de un sistema que ellas mismas han prostituido”.

Superado el escepticismo inicial, he decir que sus argumentos contundentes me han seducido y nuevamente despierto con la esperanza de que es posible construir un mundo mejor, y de que hay gente lista trabajando en ello, tengo claro que se trata de un proceso, que requerirá esfuerzo, pero una vez identificado el camino, en la medida que todos vayamos tirando hacia él, la mayoría impondrá, tal vez sin necesidad de violencia un futuro mejor de paz y prosperidad. A lo mejor era lo que presagiaba Nostradamus que vendría después de la disolución de la comunidad europea, o lo que realmente presagia el calendario Maya en relación a una nueva era.

Aunque no creo en supercherías, si entiendo que vivimos una época de cambios, que el sistema capitalista de libre mercado , competitivo, despersonalizador, desigual e injusto, ya afecta una masa crítica de la población normal y que es necesario un cambio, cambio que plasma perfectamente el señor Felber en su libro.

Algunas píldoras:

“Un valor de cambio no puede alimentarme ni calentarme ni abrazarme. Lo que necesito es alimento, vestimenta, alojamiento, relaciones , ecosistemas intactos: Utilidades…”

“…Las bases de la economía del bien común ya se encuentran en la mayoría de las constituciones y leyes fundamentales: dignidad humana, solidaridad, justicia, sostenibilidad medioambiental y democracia…”

“Para conseguir una democracia viva, se tiene que empezar por desligar la política de la economía, así como limitar las desigualdades. Y finalmente llegar hasta hasta una consolidación histórica de los derechos de participación y control democráticos”


2 thoughts on “Economía del bien común

  1. Felber plantea un sistema que incentive el bien común, en oposición al modelo actual que en la práctica premia todo lo contrario, es decir, concentración de los recursos y todo lo que se deriva de ello, en manos de unos pocos.
    Yo pienso que política y economía no pueden ni deben desligarse. En el fondo Felber está hablando de política del bien común, que es lo que realmente hace falta. En fin, les recomiendo la entrevista que le hizo Jaume Barberà el pasado abril en el programa Singulars: http://www.tv3.cat/videos/4039250

    1. Es cierto pero no lo desliga, muchas decisiones económicas han de tomarse en base a una politica adecuada y visceversa, un abrazo, amigo y gracias por el aporte !

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s