Encontré la respuesta…

Se trata de cómo se heredan los bienes de una generación a la siguiente.

Una compañera de trabajo andaluza, me comentaba hablando, de la independencia de  Catalunya, que era injusto que  todas las industrias y  todas las empresas creadoras de riqueza se ubicaran en Catalunya y que de otros lugares de España  tuviesen que venir aquí a buscar trabajo, cuando lo lógico habría sido que  las industrias y las empresas se colocasen de manera equitativa en toda España,  en mi profunda  ignorancia de la historia de España,  me quedé sin respuestas,  asumí que probablemente se trataba de una situación de logística económica, pero me pareció una explicación débil.

Como no quedé contento  con ello  lo comenté con un compañero de trabajo anestesista, y me dijo: Delenda est Hispania”, has de leer al Albert Pont, libro que además  me costó encontrar pues estaba  agotado y no lo tenían en versión Kindle. Finalmente lo encontré y la explicación aparece ya en el primer capítulo.

En España el derecho civil  establece una de dos modalidades: O un sólo heredero,  que termina  usufructuando los bienes,  en detrimento del resto de la sociedad,  o una división equitativa de los bienes  entre los diferentes herederos,  que termina  atomizando,  la riqueza y evitando la acumulación de capital. En Catalunya,  funciona la figura de l’Hereu, basada en la importancia de la familia, no es equitativa,  pero es mas justa  y ésta figura permite a los demás miembros de la familia disfrutar de las rentas siempre y cuando trabajen en el  negocio familiar, o sea que aporten.

Este hecho del de derecho civil catalán  permite  la acumulación de riqueza y  es el responsable  de  que Catalunya haya sido una  de las primeras naciones  del mundo en abordar el capitalismo, y garantiza luego la evolución desde el nivel primario,  la agricultura, acumulando riqueza y generando una burguesía que  entró de lleno  al  capitalismo industrial,  basado en un sistema económico fuerte y estable, no es casualidad que cuando España  necesitó de una  moneda  que no tenía,  asumiese la moneda catalana,  la peseta, como propia que era la que tenía confianza internacional, que no tenía una aristocracia,  poco dada  a vivir del trabajo productivo y creador.

Son  los detalles como éstos los que explican de manera sencilla  las  diferencias, que son muchas, entre una nación moderna, flexible y productiva,  que  por  derecho  de conquista,  paga  en propio detrimento,  el mantenimiento de estructuras  anquilosadas,  que en nombre de la  paz, causan miseria y generan  pasivos  que no son pagables a menos que  se  expropien a otros territorios.  El mundo es otro y la única certeza que existe inmutable es que  siempre habrá cambio.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s