Economía del caos.

Las fuerzas del orden actúan lentamente, el caos se favorece a si mismo, hasta que obliga a actuar, ¿En que momento decidimos hacerle frente?, cuando estamos seguros de ganar o cuando no tenemos nada que perder.
Es por ello que el caos avanza hacia su autodestrucción, en un proceso contínuo de deterioro, que afecta a propios y extraños, bajo la tutela de la comodidad, de los que se aprovechan y de los que luchan por mantenerse dentro del sistema por necesidad.
Los sociólogos hablan de “masa crítica”, es el momento en que los que no tienen nada que perder, los excluidos del sistema son un número suficiente para generar un cambio.
En ése momento se suele generar un cambio violento, que a veces cambia todo para seguir igual, citando a Lampedusa.
El mérito de un sistema democrático verdadero, es que cuenta con válvulas de escape para aliviar la presión social, que son las elecciones, con representatividad proporcional, si se logra un sistema donde estén representados todos los estamentos sociales, entonces se obtendrá una estabilidad que garantice prosperidad. Ya que el sistema velará por el beneficio de todos, que es el verdadero camino de la política.
Vivimos tiempos de cambio básicamente por que casi todas las democracias del planeta necesitan mejorarse, se han convertido en sistemas de gobierno con representatividad manipulada, que termina sirviendo a intereses de ejercicio de poder, convirtiendo a las naciones en parapetos “democráticos” de estados feudales que responden a los intereses de grandes corporaciones, en detrimento de sus electores.
Un sistema perverso de antivalores que se apodera disfrazado de beneficio personal, cuando en realidad se trata de una ilusión de prosperidad, que nunca existió y de la promesa de un futuro mejor que sirvió sólo para generar deuda en la población, en detrimento del futuro.
Un sistema basado en el consumo de bienes perecederos, como si fuesen inagotables, que se están acabando y que por ello la civilización ha de cambiar y empezar a valorar cosas inmensurables, en el esquema económico actual como es el bienestar.
Ya se ven vientos de cambios, ya hay gente lista trabajando en ello en una carrera contra la torpeza y la incompetencia, de miopes mentales, que sólo ven el beneficio ecómico a corto plazo que han exprimido al planeta comenzando por el tercer mundo y que ahora lo hace desde la cola de del primero, que dirigen grandes corporaciones, con la complacencia de gobiernos locales, que no se enteran de nada, sólo ven sobres con dinero y coches lujosos, prestando un mal servicio a los ingenuos que les eligieron.
Al final habrá un cambio de civilización, forzado por las deficiencias del sistema que nos rige, pero antes de ello, habrá que pertrecharse y luchar, contra la miopia, casi ceguera de la clase política dirigente, al servicio de consorcios inescrupulosos, que estan llevando al sistema a su autodestrucción.

20130322-065521.jpg


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s