libro salud reproductiva capitulo 2

Versión actualizada 11-07-2014. (Pido disculpas  parece que la versión anterior  estaba escrita bajo efecto de análgesicos prescritos por una cirugía  de espalda a la que recientemente fuí sometido.

Capítulo 2 Descargatelo haciendo click aquí 

¿A dónde vamos? ¡Al futuro! 

“Un naufrago, con sed y hambre,  sentado en una playa desierta,  pies desnudos, tocan la arena caliente, blanca y fina del mar caribe, que besa la playa con olas suaves y aguas cristalinas, huele  a sal, y brisa fresca, sonido de olas, recurrente, relajante como pulsaciones de un corazón tranquilo. Luz aturdidora de un cielo azul sin nubes que no es más que  luz reflejada desde la tierra y el mar, que oculta las estrellas en el día, produciendo al mirar hacia arriba,  un azul sedante monótono, mágico, reflexivo. Que le introduce en el mundo interior, un mundo oscuro inmenso, inexplorado, desde donde salen las limitaciones, los miedos, los vicios y las virtudes que nos rigen,  ése viaje interno  es tan intenso  que  hace olvidar la necesidad física inmediata  de agua y de comida…”

El náufrago, soy yo mismo que  trato de decir  y de explicar una realidad cada vez mas elusiva, luego de mucho reflexionar, aparece el  agraciado momento  cuando al fin la capto, la logro explicar. Vivo una epifanía  y si y el tiempo lo permite o estudias la historia con ojo crítico,  te da la impresión de que que la realidad es un fenómeno  cíclico, que  se autogenera,  con los mismos protagonistas, los mismo roles, las mismas caras, pero  diera la impresión de  que evolucionara cada vez hacia un equilibrio superior, es termodinámica, entropía en lo que se refiere a vuelta a sus orígenes, al caos inicial, en su más pura expresión terrenal. 

El Dr. salió de su ensimismamiento, mientras aparcaba en el hospital, bajo un frondoso araguaney, la mañana era fresca y húmeda, olía a Carolina Herrera for men, barba negra bien cuidada, se la dejaba para no parecer tan joven,  tenía  varios asuntos pendientes que resolver antes de pasar revista, de la planta de ginecología, alguno intentó despacharlo en el camino,  mientras se  dirigía   a la sala de partos, y se encontraba con otros colegas, con el jefe de neonatología comentó la posibilidad de crear una comisión de morbilidad neonatal, según los números que manejaba el énfasis en bajar los índices de cesáreas, tendía a aumentar  la morbilidad en los recién nacidos,  necesitaba revisar los datos seriamente  para plantear soluciones estratégicas en la próxima reunión, ya había  hecho  un análisis epidemiológico de sus cifras,  el pediatra le salió  con  quería comprarse un portátil nuevo, y no pudo sacar nada en claro. Entró al hospital por la puerta principal, donde había un especie de charco, generado por una gotera inmensa de una grieta del techo del porche mohosa,  sobre el charco un montón de colillas de cigarrillo y algún papel  de envoltorio con la grasa de la empanada marcándole y algún vaso de plástico que había contenido café. Es un hecho que el desorden genera desorden, una superficie limpia se mantiene limpia, y donde hay suciedad, se acumula suciedad, ha de ser alguna ley física, pensaba en ello mientras entraba. Y lo comentaba con el Jefe de Medicina  Interna que miraba la basura indignado   quien generó el razonamiento.

 Vestía  bien  con bata larga blanca, camisa azul clara y corbata granate, pantalón negro,   bien plantado, cordial y respetuoso, alguna vez la vida lo  había golpeado cuando  se había creído su talento, la soberbia es un mal compañero del médico y con el tiempo, la experiencia enseña que a veces, afortunadamente las menos, a pesar de hacer las cosas  bien,   el resultado en el paciente no es el esperado,  los  malos resultados en medicina “se entierran”, o causan sufrimiento y es el precio alto que se paga por ejercer un arte  que da muchas satisfacciones,   pero que cuando las cosas no salen tan bien como esperamos, nos cuesta mucho andar con los  malos  resultados a cuestas,  aunque no sean nuestra culpa. Lección de humildad, por ello  los médicos con experiencia suelen ser humildes. 

Eran las  7:30 de la mañana pasaba revista  de  sala de partos con los  estudiantes  de pregrado, que salían de guardia, una de ellas, delgada con ojos saltones, morena y mirada de preocupación vestida con el traje de la guardia aún arrugado de una noche de trabajo,  se mostraba especialmente  preocupada, le auscultaba a una paciente que tenía una amenaza de parto de  pretérmino, una frecuencia cardíaca fetal  por encima de lo normal, y en la vorágine del cambio de guardia, no sabía si el hallazgo  podía ser importante o no,  lo que se reflejaba en un semblante de angustia y unas manos sudorosas, finas que se cerraban y abrían  sobre el estetoscopio de pinard de madera con su nombre escrito en rotulador negro, que llevaba colgado al cuello. 

El Dr. Saludó a la paciente llamándola por su nombre, que conocía  pues  le exigía a los estudiantes que  empezarán la presentación  de cada caso  dando el nombre y apellidos de la señora, algo así como: 

“La Señora Juana Domínguez de 28 años, se encuentra ingresada…” y luego la perorata de la semiología médica. Con el fin de garantizar la humanidad de la paciente,  no le gustaba  escuchar  “ésta es la  APP (Amenaza de parto de pretérmino) de la cama 4”. Corregía: “La señora Juana, está ingresada con diagnóstico de APP”.

El Dr. Saludó a la paciente que se encontraba acostada sobre un colchón forrado en plástico, en una cama de barras oxidadas y sábanas verdes, raídas, hace unas semanas, se había montado  una argumentación en una reunión de jefes de servicio,  entre si era más rentable el material desechable o la ropa lavable,   el problema de la ropa lavable,  es que tiene una duración limitada  a unos  120 días  ya que se han de limpiar productos biológicos que requieren de detergentes muy fuertes,  que afectan la fibra de la  tela,  pero éste era otro asunto que tenía en la cabeza,  ¿cómo ahorrar los recursos escasos sin afectar la calidad del servicio?,  pero  en la ecuación no sólo entraban  los aspectos técnicos,  estaban  las comisiones que se pagaban y las relaciones políticas de los proveedores que pretendían mantener sus intereses funcionando. También estaba el  problema ecológico y esperaba tener información completa para tomar la mejor decisión al respecto que al final sería una sugerencia  soportada, para una decisión que tomaría otro con poder político, más importante  que los aspectos técnicos, en esos tiempos  aún creía en la  fuerza lógica de la razón y los hechos. 

Dijo en tono tranquilo y calmo, dirigiéndose a la paciente,  “Hola Juana, ¿cómo está? ¿preocupada por su bebe?, no se preocupe que la Dra.  así jovencita como la ve está muy pendiente de usted, ¿me permite examinarla un momento? quiero ver cómo esta su bebito, y a manera de distractor ¿ya sabe cómo se va a llamar? – No. -Respondió con una  mirada agradecida- todavía no sé que voy a tener, es que la ecografía me la hacen hoy. Deja descubrir un vientre voluminoso, piel delgada debajo  la fina bata  raída, de casa, limpia,  brazos enjutos, edéntula parcial, joven unos  24 años, en algún momento de su vida debió ser guapa,  pero ya  con su tercer embarazo, la vida dura sin recursos produce  una infancia marchita, desgastada,  en una sociedad machista donde se instaba  a las niñas a irse pronto de casa,  y  a salir embarazadas,  se traslucían a través de la piel  los movimientos de un bebé de unos 7 meses, hicieron algo de semiología de los métodos clínicos para datar el embarazo, criterios de validez de la  fecha de última regla por interrogatorio, interrogó a la estudiante sobre las maniobras de leopold, y le explicó cómo debía colocarse del lado derecho de la paciente, mirando hacia los pies de la paciente, callosos, de andar descalza,   para  hacer servir el estetoscopio sin mucha presión, apoyando la cabeza sobre el mismo y luego éste  sobre el distendido abdomen de la señora  y así  poder auscultar el sutil y tranquilizante latido fetal, como una sucesión de pequeñas vibraciones de vida, constituyentes en semiología clásica  de un signo objetivo de embarazo con feto vivo; se suele auscultar  donde se suponía que esta el dorso fetal, de allí que sea importante saber dónde se encuentra,  insistió en la importancia  del respeto al pudor de la paciente, cubriendo las  zonas del cuerpo que no se fueran a examinar,  con una talla cuando hubiese  y luego, realizando el examen él mismo. Constató la frecuencia cardíaca fetal  172  con su reloj y contando los latidos a la manera clásica, en sala de partos sólo había un doppler y estaba guardado bajo llave. Contabilizó la frecuencia cardíaca materna 92, miró su aspecto general palidez cutáneo mucosa, le pidio que le mostrase la lengua para ver su color y  ver si estaba deshidratada, le preguntó si había orinado,  con frecuencia se colocaba la medicación uteroinhibidora y se pasaba el balance de líquidos, manteniendo sólo la uteroinhibición en  una paciente aislada sin posibilidad de suministro de alimentos  en un área quirúrgica, sin familiares que estuviesen  pendientes de la paciente o que no pudiesen  llevarle  alimentos  y la paciente se  deshidrataba. Así bien,  el ascenso de la frecuencia  materna y fetal podría deberse a anemia materna o a deshidratación. Le preguntó a la paciente desde cuando no orinaba, pidió la historia revisó las analíticas, tenía una anemia leve, los indicadores de infección eran justos. Además la mediación que recibía podía hacer subir la frecuencia  cardíaca de la madre y del feto. 

Se aprovechó la oportunidad para explicar la fisiopatología de lo que estaba  ocurriendo y de hacer el ejercicio clínico, al final  el ascenso de la frecuencia se interpretó como que probablemente se debía  a  un ascenso fisiológico  en relación a los movimientos  fetales que en el momento de la auscultación eran intensos.

Todos contentos, la revista era sólo docente con los estudiantes de último año de medicina,  ya vendría el equipo de guardia   asistencial a  encargarse  del  caso, los estudiantes se quedaron discutiendo un caso clínico  que deberían resolver  para el otro día,  una paciente con un sangrado genital del primer trimestre. 

Al salir se cruzó con el adjunto jefe de la guardia entrante  y  comentó el caso,  explicó  que si consideraban conveniente  le indicaran dieta,  sugirió  repetir  un análisis de sangre, hacer la ecografía pendiente  y de persistir la taquicardia materna y fetal, plantearse  además  descartar que la causa de la taquicardia no fuese  un signo precoz de una infección amniótica,  que puede ser uno de los motivos por el cual se adelanta el parto y es  muy difícil de diagnosticar al principio, como vemos   son  muchas  las variables que pueden influir en  un signo tan inespecífico como es el aumento de la frecuencia cardíaca fetal. La infección amniótica ha de diagnosticarse precozmente ya que menos tiempo esté expuesto el feto a un ambiente infectado mejor será su evolución posterior igualmente para la madre, su diagnóstico implica  la terminación del embarazo pues los neonatólogos de la  UCI (Unidad de cuidados intensivos) , no se cansaban de repetir que prefieren lidiar con un prematuro no infectado y con mucha razón. 

Llegó al despacho, si se le podía llamar así al escritorio que quedaba al frente del de la secretaria  una mesa redonda llena de papeles, que se utilizaba para las reuniones, se sentía capaz, se sentía inteligente, hábil y dispuesto, estaba contento con su trabajo, y se esforzaba cada vez por hacerlo mejor. Creía que con conocimientos, ciencia,  razón , esfuerzo, y constancia  era suficientes para alcanzar los objetivos que se propusiese. Producto de una clase media progresista, idealista,  sus ideales eran más altruistas que obtener ganancias económicas solamente, de todas maneras los sueldos públicos no eran para tirar cohetes, éste desinterés  sería su perdición en un sistema  donde todos buscan su trozo del pastel sin pensar en las consecuencias sociales, que ya le tocará a otro enfrentar. En un equilibrio precario que  sólo importa a unos cuantos y que terminan pagando los que menos  responsabilidad tienen,  los usuarios. 

 En áquel entonces se había propuesto  tres objetivos principales, mantener en cero la tasa de mortalidad materna, cristalizar el proyecto de una residencia  asistencial programada, esto es, que los residentes fijos del servicio se adscribiesen a un plan docente, eso daría prestigio al servicio, al hospital y les facilitaría el ingreso a la especialidad posterior, plan que estaba enmarcado en un proyecto unificado del Colegio de Médicos del estado  para aumentar progresivamente el nivel  de formación de los residentes con miras a montar un postgrado dentro del hospital. La tercera  prioridad y tal vez  la más difícil, en el marco de  la crisis asistencial que le tocaba ayudar a gerenciar,   mejorar las infraestructuras de la sala de partos y de su servicio. Daba por sentada una atención de calidad y alto nivel científico a las pacientes.  

Que ingenuos, somos los jóvenes, como en el Mordor del “Señor de los Anillos” de Tolkien,  las nubes oscuras de la mediocridad, rodean, a los audaces, que  no les temen, se sentía con armas suficientes, buscaba el escudo de la verdad, de los hechos,  de las cifras, de su análisis científico, armas que requieren de cierto  orden  institucional y social para hacerlas valer,  no basta tener la razón,  además hay que  demostrarla y además hay saberla imponer.  Los otros  dos pasos  deberían ser automáticos, pero desgraciadamente entran otras variables  en juego, intereses no siempre visibles,  instituciones  que no funcionan  o que no cumplen con sus roles, implica que para hacer el trabajo o bien  había que pedir favores personales, que se cobraban luego con integridad, puesto que siempre alguien busca algo más,   en ése momento la lucha le exigió sacrificios personales  por los cuales se  neguó  a  pasar, en retrosprectiva,  más de una vez se preguntó  si no había sido soberbio, que si  hubiera cedido un poco, en algunas  cosas tal vez  hubiera logrado otras, pero ¿se puede ser medio honesto? ¿Es posible ser dedicarse a medias al latrocinio? O es un todo  o la nada. O eres honesto o no lo eres. En una discusión de pasillo en el trasfondo de un manejo administrativo, el jefe de quirófano le increpó: ” ¡es que para ti todo es blanco o negro! y hay matices de gris, y así no se puede !”. 

Había aceptado  la Jefatura como interino,  con la  condición de que se sacara el cargo a concurso, ya iba conociendo el sistema, el interinato le ataba a los designios superiores, el concurso, le permitía la objetividad de una plaza ganada, lo que le permitiría ser crítico y le daría  herramientas  que desde el poder son peligrosas,  autonomía  que implica desconfianza sobre todo si los manejos no son claros, no se requiere eficiencia,  se  requiere de complicidad y el trabajo ya se hará de manera más o menos eficiente, de hecho en la carta de nombramiento, exigió que se colocara un párrafo que le permitiera exigir el concurso  si no se celebraba en un tiempo prudencial, de todas maneras nunca sucedió.

El párrafo en cuestión coincidió  con aquellas  órdenes que se enviaban al  nuevo mundo desde  la España colonial,  donde dadas  las distancias, muchas veces una orden de una autoridad absoluta (por ej.: El Marqués de Olivares), llegaba cuando era muy tarde para ser ejecutada,  creando el conflicto con los subalternos pues desobedecer al rey o su representante, era motivo de pena capital, la solución era la máxima: “Se acata, pero no se cumple”  en un país politizado, donde los cargos son  fuente de poder político, no había  interés en sacar ningún cargo a concurso, ya que implicaba, una pérdida importante del poder de las todo poderosas  secretarías de los partidos. En realidad era un cargo que nadie quería y deseaban reemplazar el que estaba como retaliación política,  era de otro partido que había perdido las elecciones. 

Como si fuese  diferente quien gobernara, era igual que fuese de los socialistas  o de las derechas, al final habían secuestrado el poder  y  apenas  dejaban margen para la participación ciudadana. Y ya todas las decisiones  estaban concertadas,  es uno de los problemas del bipartidismo,  terminan poniéndose de acuerdo, y al final  siendo parecidos. Aceptó con la condición de que al jefe anterior  no  lo pusiesen a hacer guardias, una prerrogativa de jefe a cambio de él  seguir haciendo las suyas propias. Era joven y  el saliente   tenía  ascendencia sobre él por edad y además eran vecinos, tenía deseos de hacer y las guardias aún no le pesaban, le gustaba lo que hacía, además un jefe que hace guardias  conoce  entresijos del trabajo asistencial,  que puede ayudar a mejorar y pensó que era lo justo. 

La secretaria, Herlinda, amable y eficiente, le saluda:

-Hola Jefe, lo espera el Dr. Fuenchino, afirma  que  usted no tiene autoridad para  enviarlo a  pasar la consulta de la Dra. Gómez, que no vino y que él  estaba asignado en el horario como  soporte en sala de partos y que es allí donde irá.

– Ok guapa ahora hablo con él,  ¿Qué tienes de papeles? – explica las reuniones pendientes, comisión de mortalidad  materna, horarios de residentes y especialistas  que requerían su visto bueno, vacaciones pendientes de aprobar, alguna baja, rutina administrativa.

– Pasa  Carlos, le dijo al Dr. Fianchino ¿qué pasa?. 

-Nada que estoy cansado de andar cubriendo  a ésta doctora que siempre falta, 

-Si está embarazada Carlos ya sabes como va. Hay 30 pacientes en la consulta esperando muchas vienen de lejos,   ve  y pasa la consulta ya te compensaré. 

-No, no, es mi trabajo,  además  tú no tienes autoridad para mandarme,  visualmente molesto. 

-Déjame llamar a dirección un momento. 

-Dr. Martínez soy Jaime, ¿Qué tal?, le molesto por que tengo un conflicto con uno de los residentes,  me dice que no tengo autoridad para  hacerle pasar una consulta. 

-¡Pues dile  que la pase o que se vaya para su casa ! ya estoy cansado de Fianchino siempre con sus vainas !.

-Pues Carlos o pasas la consultas o te suspendo, órdenes del director.  

-Pues me voy al Colegio de Médicos.  

-Haz lo que quieras. 

Dirigiéndose a la secretaria -Herlinda, ¿quien está  pasando las puerperas normales?  

-El Dr. Escalona, ya llegó temprano. 

-Perfecto, primera buena noticia del dia !,  dile  que suspenda la revista, que ya la pasaré mas tarde y que se vaya  a la consulta de ginecología a cubrir a la doctora. 

Daban casi las 9,  se  acerca a la planta de ginecología donde le esperaban el residente y los estudiantes de pregrado,  revista clínica, académica y asistencial, preguntó al residente por los postoperatorios,  evaluó alguno que tenía una evolución un poco tórpida, pidió pruebas,  interrogó a los  estudiantes sobre el caso que tenían que preparar para ése día,  abordaje de una tumoración pélvica en una paciente premenopáusica, Tuvo que esperar que consiguieran un par de guantes para poder explorar  una paciente cuya resultado de biopsia era un cáncer de cuello uterino, antes de la era de la resonancia, la decisión  de si era quirúrgica o no,  se tomaba en base al examen clínico una vez confirmada la histopatologia,  que medía el volumen de la tumoración y había de evaluar  si los ligamentos que unen el útero a la pared pélvica  estaban tomados por el cáncer o no,  y si comprometía más allá de  tercio superior de vagina,  si todas las respuestas eran negativas, podría  ser  tratada con cirugía con muchas posibilidades de éxito. El examen lo hace el  médico con más experiencia en el momento o el que  la vaya a operar en su defecto, implica una cirugía compleja con morbilidad posterior pero en los estadios iniciales era curativa de aquella enfermedad que Gonzalez Merlo una vez llamó “el asesino silencioso de la paciente ginecológica”.  Resultó un estadio Ib,  y sería programada para cirugía pronto, era una paciente delgada de  32 años con  5 hijos. Encargó al residente que terminara de hacer las curas de las otras operadas  y que si tenía algún inconveniente con el resto de la revista que le informase,  le exigió que los estudiantes presentasen bien los casos, y les esbozó un caso clínico para discutir el día siguiente, sobre sangrado anormal en edad reproductiva. 

Eran las 11:00 no había tenido tiempo ni de tomar un café,  lo llamó el presidente del Colegio de Médicos diciéndole que no podía suspender del cargo al médico rebelde,  puesto que no se encontraba en ninguna  de los supuestos de no sé que artículo de la ley de carrera administrativa,  y que por  tanto debía reincorporarlo a sus labores de inmediato, que a lo sumo podía solicitar que se abriese un expediente administrativo, lo  dirigió  al  director del hospital para que resolviese el conflicto y le pidió de favor que conversara con el Dr. en cuestión para que al menos  reflexionara un poco, y que colaborara un poco más con el servicio.  Tenía buena relación con el  Colegio de hecho al presidente le  hizo saber que le había extrañado que hubiera tomado esa decisión tan tempestiva. 

Ya estaban en el despacho, la jefa de  salud materno infantil, la epidemiológico del hospital,  el representante del servicio de Medicina. quienes le esperaban, para la reunión mensual de la comisión de mortalidad materna.  

En el camino se cruzó con Manuel otro residente,  le preguntó:

-Hola Manuel ¿Qué haces?.

-¡De momento nada! acabamos de terminar la revista de  la sala de alto riesgo,  sólo había tres pacientes  que están estables,  la jefa me dijo que me acercara por si  necesitabas algo. 

-¡Coño si la tuviera cerca, e daba un beso!, sí mira,  hazme el favor de bajar y terminar de pasar  la  revista de puerperio normal,  ya pasaré luego a firmar las altas (Como jefe de obstetricia  tenía que  revisar todas las altas del servicio). Si tienes alguna duda o algo avísame. 

 Epidemiología regional  había detectado  una muerte en una  mujer en edad  reproductiva y según el protocolo de evaluación de mortalidad materna con directivas centrales,   a  fin de evitar que se  escapara alguna en éste importante indicador de salud pública,  todas las muertes que ocurriesen en cada provincia del  país  en mujeres entre 10 y 45 años  se revisaban en la comisión de mortalidad materna creada para tal fin,  el objetivo era el de  descartar el embarazo como factor causante, condicionante o acompañante en éstas muertes. En año y medio  que llevaba de jefe de servicio, no se había detectado ninguna. En el año anterior hubieron  6, que se pudieron registrar, toda una epidemia en términos epidemiológicos,  lo que motivó a crear la comisión. 

Resultó de acuerdo con el análisis en una muerte accidental para alivio de todos.

Tenia año  y seis meses de encargado del servicio  y se habían  implementado correctivos  que  no eran del gusto de todos de subalternos, ni  de  los superiores,  que habían cosechado  algunos éxitos, la revista docente en las mañanas permitía un mejor control indirecto de las guardias y los equipos al saber que  el jefe  pasaría  a primera hora,  pues digamos  eran un poquito más acuciosos,  mejoras en de banco de sangre sugerencia de la comisión y se  estaba mejorando la red de atención primaria, se  les estaba  dando cobertura a una población de riesgo  de  adolescentes  embarazadas donde se producía mucha  morbilidad, por motivos sociales, económicos y de falta de cobertura sanitaria en ésta sensible población, se creó una consulta de atención a adolescentes embarazadas  y de alguna manera  aparecían a latidos,  los recursos para  mantener funcionando la  sala de partos, en condiciones  mínimas, en plena crisis económica donde el  pago de la deuda pública  a los banqueros, se había llevado los recursos disponibles para la inversión sanitaria y de educación.  

La misma historia de otros sitios  que se repetía y se seguirá repitiendo,  si no evolucionamos socialmente y es  que 20 años después vive en Europa del sur,  con una democracia de igual edad que la venezolana de entonces (40 años)  y que le deja un desagradable sentimiento de Deja vu. Falta de recursos inversiones fraudulentas, proyectos mesiánicos, políticos imputados, jueces honestos encauzados, los hombres de traje negro visitando los poderosos ministerios de economía, haciendo recomendaciones,  cambios en leyes laborales, inseguridad para los trabajadores, para generar más riqueza a costa de los empleados  que luego  serán  repartidas en las élites de siempre políticas y corporativas, que son las mismas, y que se van turnando en unos puestos y otros. 

Cuentan que un presidente  argentino, se le acercó a la madre de Facundo Cabral, conocido cantante de protesta, que critica la indolencia contra la pobreza en sus canciones,  el presidente le pregunta: “¿Qué puedo hacer por usted señora ? ¡Soy su presidente!. Y la señora en su sabiduría humilde sentenció: “¡ Con que no me joda es más que  suficiente !”

La idea de la descentralización de  recursos, buscaba enfrentar un problema del Ministerio de salud donde desde Caracas  había que decidir qué  equipos se compraban en San Felipe, dándose el caso que se compraban  equipos que no tenían espacio donde colocarse  o que no contaban con las instalaciones adecuadas para su funcionamiento, en la sala de espera de consultas se encontró durante lustros un tomógrafo helicoidal de última generación embalado en su caja de madera  ocupando espacio entre los pacientes que esperan la visita, pues no había espacio físico en el hospital dónde colocarlo y lo  peor el hospital no contaba con tomógrafo y pagaba los estudios a centros privados particulares. 

La idea de la descentralización   era  buena, y estoy seguro que bien intencionada, puesto que  ¿Quién mejor que el que vive en el sitio conoce las necesidades de su población y  dónde se han de invertir mejor los recursos? Pero como suele ocurrir, chocó  con la naturaleza humana, su parte vil,  dando como resultado,   una  mayor  centralización  local, con  mayor corrupción, tuvimos la buena o mala suerte de  contar con recursos ilimitados,  pues  se trataba del estado  consentido dentro del organigrama presidencialista, de la administración del país. El presidente  Rafael Caldera (El mismo que indultó a Hugo Chavez) puso a su delfín como candidato que arrasó en unas elecciones  que buscaban romper el bipartidismo, presentándose como una tercera opción a los dos partidos  del estatu quo, Acción democrática y COPEI. 

El flamante gobernador joven  y lleno de  ideas de progreso,  llevó  a la creación de un sistema sanitario paralelo al nacional, que se regía por los nuevos paradigmas económicos de servicios, con la filosofía prestada desde del FMI dónde la salud y la educación son un gasto y no una inversión. Libre mercado,  corperativismo y privatización de los servicios públicos,   se establecieron objetivos  para tratar de dar atención sanitaria de calidad con el menor gasto posible, todavía no entiendo bien para qué,  pienso que era la ideología económica que  predominaba en aquellos  tiempos,  aquella que se basa en el paradigma falso del consumo  desmedido para garantizar  prosperidad. 

En la medidas en que se fueron trasladando competencias comenzaron a haber profesionales que pertenecían al sistema nacional y se creó un sistema paralelo con profesionales locales. El sistema  local  quedó  en manos de personas  con muy buenas intenciones, pero que tal vez,  no sabían tomar las decisiones técnicas más adecuadas, lo cual llevó a   uso ineficiente de los recursos, y sumando intrigas de poder y antivalores  impuestos por la mediocridad, generó un sistema sanitario público ineficiente, con infraestructuras, deterioradas sin mantenimiento o con maquillajes  populistas,  que no cambiaban el fondo  de la situación de crisis que ya en aquellos momentos asfixiaba el sector. 

Varias veces en varios foros  estableció una  voz de alarma.  varias veces pidió ser escuchado, pero los entretelones del poder son  oscuros,  y  tergiversan la verdad para utilizarla en beneficio propio,  en una sociedad con antivalores,  el que tiene buenas ideas  opaca  y por tanto es necesario quitarle brillo con el fin que no ponga en evidencia las deficiencias del algún mediocre que vive de  dádivas  y de hacer lo que le digan sin chistar  

Es duro ser gobernante,  al final se  termina aislado en una  realidad creada  por individuos que la modelan, sus segundos,  que si se no se tiene la madurez suficiente  o se tiene poca formación científica, esto es, no se replantean las hipótesis de trabajo, buscando la verdad, es más fácil crear una verdad ficticia rodeándose de personas serviles o poco competentes que se visten de alguna titularidad oficial rimbombante, de asesores científicos que se especializan en decir precisamente lo que el gobernante quiere oír y ésa es la mejor mentira, la que el interlocutor se quiere creer. Son las llamadas fuerzas situacionales y sistémicas que rodean los sistemas de autoridad que explican cómo una persona con valores y virtudes, terminan con comportamientos que se alejan de la moral. Estas fuerzas explican pero no justifican la pérdida de valores. Como lo explica Lombardo en sus célebres estudios de la universidad de Stanford.

Después dijeron que nuestro protagonista había empujado al gobernador de la provincia, el intocable,  niño  mimado del presidente del  país,  todo poderoso y con muy  buenas intenciones. El gobernador a quien 15 años después todos recuerdan su gobierno como una  era de oro, principalmente   tal vez por que lo que vino después fue peor mucho peor.

  Salía de la sala de recuperación,  a donde estaba una paciente recién operada, aquella del cáncer  IB, una cirugía mayor, que había tenido que terminar operando  con las suturas que había no con las que pedía,  puesto que  se habían acabado,  las  idóneas, de esas cosas  que pasan cuando preguntas  antes de despegar el avión y el  asistente de vuelo te dice que todo está bien,   pero que cuando vas volando te das cuenta de que el piloto automático no funciona y tienes que hacer todo el viaje en manual.  

 Venía de hablar con el jefe de quirófano del problema de las suturas,  le informó que el mismo había autorizado el uso de seda que es más   económico que  el saffil, que era más caro,  que así se hacía hace  20 años y que no veía problema en que se hiciera igual,  a más, al entrar en la sala de recuperación para evaluar a la paciente recién operada, se dio  cuenta que una pared de la sala, se había  caído por la humedad  y la camilla  de la paciente  se encontraba en un espacio entre los escombros y la  pared  sin frisos,  con todos los sueros y los equipos de monitorización.

 Al salir del  área de quirófanos se encuentra con  la comitiva  del gobernador  encabezada por él mismo,  tenía su misma edad,  32 años,  bien plantado, con una voz  aguda, mas grueso y de estatura más baja, cabello negrísimo, algo ralo,  nariz  aguileña, ojos  negros brillantes de quien se sabe dueño de la finca, reclamándole a un obrero: 

“Caramba Dr. , si es usted, motivado por su artículo de la semana pasada  y la entrevista que dieron  con los directivos del colegio de médicos, he venido a hacer una inspección sorpresa del hospital, y todo está bien, así no  se puede  andar  por la vida mintiendo, y dando informaciones falsas a la prensa “.

Como lo tenía cerca en un gesto natural de confianza no autorizado le agarró  por el antebrazo, respetuosamente, le  solicitó, venga conmigo gobernador que quiero que vea algo, entraron  a la sala de recuperación saltándose las normas de asepsia,  vestidos de calle, pero total la sala tenia una pared derrumbada, y llena de humedad, le mostró la  paciente aún bajo los efectos de la anestesia, sábanas raídas, una cobija rota frío de aire acondicionado, quejidos por analgesia insuficiente. Le explico: “esta señora tenía un cáncer, es madre sola de 5 hijos que dependen de ella, estuvo un mes hospitalizada esperando que un quirófano contara con los medios disponibles para poderse operar, mientras sus hijos dependen del mayor de  12 años y de la buena voluntad de los vecinos.

La operamos hoy  salió bien,  habrá que esperar las biopsias. La operación tardó  más de lo que esperábamos por no contar con el material  adecuado. Tiene dolor por que el efecto de la epidural (anestesia de la columna) ya pasó y no hay catéteres peridurales, para la  analgesia postoperatoria, el hospital sólo cuenta con metamizol como analgésico, y es lo que  le estamos poniendo, esperamos que venga una vecina a ver si le puede hacer el favor de ir a la farmacia a comprar un analgésico mejor, el anestesista teme usar más narcóticos pues tiene una frecuencia respiratoria baja y le preocupa haga una depresión respiratoria.

Siga conmigo señor, entraron en la sala de partos cercana, le mostró las camillas de atención del parto de  décadas, metálicas donde la corrosión de la sangre de años  había hecho mella en las camillas, con manchas oscuras de óxido. Aquí nacen los niños del “mejor estado del país”, citando un eslogan de su campaña.

Calló salió por la puerta de atrás y fue el último contacto oficial  que tuvo con ése carismático gobernador que quería  hacer  mucho  pero  que tal vez le faltó  madurez en contar con gente eficiente que tenía a su alrededor y que desechaba por que  contrariasen o le mostrasen las limitaciones de  sus ideas.

Luego tuvo un par de contactos con él  como médico  cuando algún familiar  necesitó de sus servicios o una vez que tuvo un accidente de tráfico y el se detuvo a  ayudar siempre mostrándome un trato cordial y de respeto. No así el que yo le daba en la columna que escribía en el periódico local, donde mantenía una postura crítica a reformas que no eran tales, y que luego  fueron  muy similares a las que adoptó el  chavismo  cuando se hizo con el poder del país.

Lástima de oportunidades perdidas unas tras otras,  habían tantas cosas por hacer y que se pudieron haber hecho, llegó joven a su región,  educado, rechazando trabajos  en hospitales universitarios,  pensando que allí era más necesitado, donde había más por hacer,  y pensaba que podría hacerlo, la realidad era otra,  generalmente  los pueblos tienen lo que se merecen y casi siempre existen fuerzas que  impiden el desarrollo, hasta que se logra cierta madurez social.

Tal vez  el movimiento social  de excluidos  que luego tomó el país  se inició en las poblaciones más pequeñas, en retrospectiva,  parece que  ésta fuerza  de los que no tienen opción se va acercando en forma de ideas  que fluyen con vida propia, y generan cambios  que si están basados en ideales individuales  y no colectivos,  terminan sucumbiendo en los pecados capitales y generando un nuevo caos  entrópico,  desde donde se generará un nuevo orden.

Pensar  ayudar a forjar un mundo mejor.  Pero  existen fuerzas situacionales y sistémicas,que tienen que ver con la naturaleza humana y que si no estamos alertas  explican cómo gente que quiere hacer las cosas bien acaba convertido en algo diferente en sus antítesis, lo anterior explican el factor, pero nunca lo justifican.

Nunca  se debería  acallar la brújula  interna, siempre hay que escucharla es algo así   como cuando un clínico se encuentra frente a un paciente  y se plantea un diagnóstico, luego de examinarlo de revisar su estado,  de mirar las imágenes  piensa: “Tiene una neumonía…” pero automáticamente  se viene a la  cabeza  “ajá y si no es una neumonía   ¿qué otra cosa puede tener? , y empiezan los diagnósticos diferenciales que  llevan a solicitar pruebas adicionales  si se puede  descartar por clínica.   Es lo que en el método científico  se llama corroborar la hipótesis  y  gracias a ello  conocemos mejor la verdad y  nos equivocamos menos.

Y en esto, la política se acerca mucho  a la medicina, Si los políticos  se descuidan se pueden dejar engañar por una realidad ficticia  que le muestran sus colaboradores, más si éstos  aprenden que  para mantenerse  donde están, han de  justificar lo que el jefe político quiere oír creando una realidad paralela, que choca  con la verdad. 

La verdad, existen varios caminos para llegar a ella,  la contemplación,  la ciencia, el arte,  unos utilizan la fuerza interior,  otro una metodología  bien implementada, y otro la parte emotiva,  las emociones, el instinto, los sentimientos,  ¿Cuál  es la más valedera? ¿cuál es la mejor? creo que no son excluyentes que al contrario  se complementan. 

La ciencia el arte ¿En qué se parecen, en qué se diferencian? volviendo al principio del capítulo, con frecuencia si contamos con el estado de ánimo adecuado, es como si una fuerza creadora que nos rodea, nos tocase y nos llevara de la mano, entonces lo que hay que hacer es dejarse llevar, y arte se produce, siendo capaz de despertar emociones, sentimientos en los que nos rodean, y se gesta un acto creativo, si esta emoción es placentera, tanto mejor. Nos colocamos entonces en sintonía con el fluido vital universal, aparece la creación artística y nuestro ánimo se enriquece dando.  Para muchos profesionales que ven su oficio  como un arte y una ciencia, los límites entre éstas dos esferas  son difíciles de establecer, ya que el arte y la ciencia son formas de expresión del proceso creativo y no son tan diferentes como se puede pensar.

En los albores de la ciencia, los científicos eran artistas, el ejemplo que mejor ilustra ésta frase es Leonardo da Vinci, quien además de pintor y escultor fue un pródigo inventor.   Poco  a poco, las ciencias se fueron separando del arte, en el proceso científico, se trataba de borrar toda subjetividad, y  esto  es lo primordial dentro de la creación científica, si se quiere resumir el proceso científico al máximo, no es más que tomar una medición y ver como alguna intervención afecta lo medido. Para lo cual se vuelve a medir luego de que la causa se ha producido y establecer de ésta manera  un efecto. La forma de asegurar  de que el efecto se debe a la causa, es mediante  diseños, que retiran de la causa todo lo que a su vez pudiera generar un efecto por su lado.  Esto se denomina diseño experimental y es la base de casi todos los adelantos de que disfrutamos en nuestros tiempos.

Esta búsqueda de la objetividad, ha ido alejando a la ciencia de todo lo que no es mensurable, como son las emociones, terreno de las artes. Sin embargo a pesar de que diferentes personas se ocupan de estos tipos  distintos de expresión del esfuerzo creativo, históricamente ha existido, una equivalencia entre éstas dos herramientas de comunicación.

Así bien, describe el escritor y ensayista Luis Racionero Grau,  mientras Dante describía el amor que mueve il sol e l´altre stelle, Newton describe la fuerza gravitatoria, mientras Einstein describía en su teoría de la relatividad, la velocidad de la luz que fusiona materia y energía, Baghavadgita, describió un resplandor “mas brillante que mil soles”, que fue evocado por uno de los observadores de la primera fisión nuclear del proyecto Manhattan.

Mientras Tennyson escribe “Los astros, susurra ella, se mueven ciegamente”, Keppler explica el movimiento de los astros , con matemáticas de la órbita elíptica, inspirado en la longitud de las cuerdas musicales que Pitágoras había relacionado con la música de las esferas. 

 Más recientemente Mathew Arnold, explica la realidad de la siguiente manera: 

 “henos aquí en ésta oscura llanura

 barrida por confusas alarmas de lucha y huida

 donde ejércitos ignorantes se baten en la noche…”

 Este conocimiento se formalizó luego en la ciencia con el principio de incertidumbre de Heisenberg, al estudiar partículas subatómicas, conocimiento expresado simultáneamente  por Polok en la pintura y por Schömberg en la música.  

Mientras el arte expresa una realidad buscando  despertar un sentimiento o una emoción,  en las ciencias el objetivo es el conocimiento. Estos objetivos no necesariamente deben estar separados. 

Algunos piensan que   la ciencia y el arte, ambos,  son vehículos en los cuales se transporta la creatividad pueden ser  complementarios mas que antagónicos en una visión cabal  de la realidad. 

En la infancia y adolescencia, cuando tenía tiempo le encantaba sentarrse a conversar con su abuela Rosa, con sus más de 90 años era un espíritu asombrosamente lúcido fuerte y libre, algo de  flexión de la columna dorsal, producto  de una osteoporosis, severa que limitaba su marcha y le causaba ingentes dolores, menuda, pelo cano ralo,   una mirada brillante que mostraba cierta dureza y que en alguna parte si se miraba con calma se podría detectar  una fuerza positiva, intensa escondida,  como un sentimiento puro, envuelto en una coraza dura, desarrollada por los golpes que le dio la vida, con frecuencia conocía su estado de ánimo con sólo mirarlo y él el de ella en una empatía que compartían, casi secreta. 

Ah mi nieto   “Se te nota todo en la cara”, le decía, un con su voz suave, que no denotaba debilidad y  que podía revestirse de gran autoridad cuando era necesario,  “eres un malabar en copa, ¿Quién le irá a echar mano a éste malabar?”. Refiriéndose en forma sencilla a una hermosa flor perfumada del éstas tierras y era su forma en una poética de expresar un sentimiento profundo en forma figurada, que no la hiciera parecer débil. 

La abuela se crió en un medio difícil, donde mostrar la debilidad podía ser utilizado en su contra, de allí su supuesta dureza de carácter que sabía que era sólo superficial y la armadura, hecha de cicatrices, que protegía a un alma sumamente sensible, como la mía. 

Su mama Rosa (así la llamaban todos con cariño)  se opuso a su primer matrimonio, y predijo  su final antes que nadie más,   por lo que no le sorprendió. Fue la primera en justificarlo, afirmando: “lo que pasa es que él nunca está pendiente de ésas cosas de mujeres complicadas”.

 

Le contaba sobre su vida en San Pablo, describiendo un paisaje bucólico de vida tranquila, pero laboriosa en el campo, llena de ilusiones  con algo indefinible que tal vez era la voluntad de forjarse una vida mejor, en un medio sumamente empobrecido y hostil.   Se recordaba a sí misma con una cesta de ropa en la cabeza, que llevaba al río cercano a lavar,  cerrando los ojos, podía imaginarme el ruido del río fluyendo al fondo de un camino de tierra gris, con piedras planas pequeñas en los bordes, engranzonado,  rodeado de árboles frondosos con una brisa suave que refrescaba un ambiente tibio,  acompañada  del canto de los pájaros a media mañana. 

Una niña blanca de andar seguro y esbelto, firme de carnes, con madurez biológica recién alcanzada, una cara ovalada, enmarcada en un cabello claro y firme, labios gruesos de ojos vivos y brillantes en un rostro sano con mejillas chapeadas por la vergüenza de pensamientos que volaban impulsados por las hormonas recién despertadas y que causan riesgosos cambios explosivos en el alma y en el cuerpo de las adolescentes. De pronto , un caballo blanco magnífico,  se le  para delante y el caracoleo del jinete,  la coloca de  frente ante un terrateniente local, el corazón latiendo a mil por hora, tratando de salir  por la boca, las manos  sudorosas,  el estómago lleno de mariposas de colores que no paran de volar  en un aleteo constante, el jinete  ,  nota sus atributos y se le acerca,  dirigiéndole la palabra, clara y brillante en un castellano cultivado, una sonrisa encantadora con todos sus   dientes blancos y un aspecto formidable.  

Mientras ella  en su timidez, bajaba la cabeza mientras las mariposas no paraban  y miraba hacia abajo, sin capacidad de  articular   palabra,  con un nudo en la garganta,  su pié blanco y desnudo jugando con la arena gris del camino y buscando enterrarse en la fértil tierra, en una metáfora de lo que su alma inocente, veía como una salida,  a una situación ambivalente  y de difícil manejo cultural;  un choque interno de fuerzas  que mueven un universo particular y donde la que venza tendrá  consecuencias que marcaran un hito en la vida misma, por un lado la atracción hacia una figura  formidable y lejana  y por otro lado su idea virginal del bien y del mal. 

Cualquiera que haya sido el desenlace de la historia. La llevó a vivir a la ciudad, donde hizo vida con uno de los hombres mas ilustres  e influyentes de su tiempo, aunque proclive a la bohemia, pero que debió darle mucha espiritualidad y amor, que se convirtió en 12 hijos, sí existía   algo  que le recriminara siempre su madre  a su abuelo, que siendo docente, nunca  hubiese enseñado  a la abuela a leer y escribir.  

Lo que sería tal vez una de las causas que condicionaron    su estado depresivo en las últimas etapas de su vida, cuando quedó atrapada en un cuerpo osteoporótico, con deficiencias visuales y auditivas sin que este cerebro lúcido  tuviera herramientas para ocuparse en una actividad intelectual.

Sólo una entrega total y sacrificio pudieron definir ésa relación entre una campesina sencilla y el hombre más ilustre de su ambiente, como sólo pueden entregarse las mujeres que aman profundamente. 

La abuela fue un pilar de sabiduría práctica, aunque debió hacerle mas caso en algunas ocasiones de adolescente. 

-¿Qué le pasa mijo?, que lo veo cabizbajo… con frecuencia al verlo angustiado, sin preguntar mucho los detalles, le decía que se sentara y esperara, que todo tenía solución, menos la muerte y  muchas veces ella en si misma puede ser una solución. 

-Deja que la burra escoja el vado,- le decía cuando lo veía intentando  de componer el mundo, -nosotros cumplimos con hacer lo mejor posible, lo demás escapa de nuestras manos. 

-Fe, oportunidad y suerte, las cosas que regulan la vida.

-Nosotros cumplimos poniendo de nuestra parte, al final la constancia es lo que importa, lo demás no tiene valor.  

Angustia, angustia de vida, adolescente, que rodea una infancia feliz, que dieron fortaleza, modelaje estoico de la sensibilidad y formación machista, que definen un carácter retraído, con miedo a hacer algo mal, e inseguridad, que le obliga a aferrarse a lo objetivo y bloquea la subjetividad. Angustia de adolescencia que no  sabe donde ubicarse, con temores hormonales, rabias inexplicadas, junto con enternecimientos injustificados, amores todopoderosos, invulnerabilidad, invencibilidad sin límites y grandes proyectos imposibles.

Angustia de la adultez con problemas pragmáticos, impuestos por la realidad que nos arrastra a una vida de esclavitud mercantil, donde por unos 20 años, el hombre medio se hace esclavo de los pagos mensuales y de un sueldo insuficiente, que por alguna razón desemboca en los cuarenta, en una tranquilidad aprendida, según los caminos que se hayan tomado, en la adultez temprana, se tendrá una adultez tardía, tranquila o rodeada de zozobra, calma o con remordimientos, acompañada o solitaria, los miedos se reafirman o se superan en una edad en que se pagan o se remuneran los errores o los éxitos obtenidos. 

En la realidad de un sistema económico falso que le vendieron a la generación nacida en los sesenta, basado en que el consumo de productos es lo que garantiza el bienestar económico, en un planeta con recursos que se pensaban  inagotables. Donde el único indicador que importa para medir el  bienestar es el metálico,  cuánto tienes en la cuenta y qué objetos compras. 

Pues resulta que los recursos no son inagotables, primera falacia,  son agotables y se están agotando, es por ello que  su precio siempre sube,  y es por ello que  no se podrán crear más empleos en el futuro, pues no existe posibilidad de aumentar la producción.  

El sistema capitalista  basado en el libre mercado cuya teoría es preciosa,  autocontrol del mercado de los precios, oferta y demanda y todo  eso, no es más  que una historia que nos contó una generación de  economistas de Harvard comprados por las grandes corporaciones  (que son las mismas que las élites que nos gobiernan), con el fin de  que  los países del tercer mundo quitaran los controles que permitían prosperar a sus economías locales y dar puerta franca  a  las  grandes corporaciones de un mundo globalizado para adueñarse de sus recursos. Donde esto no se pudo imponer de manera democrática, se crean guerras  que siempre acontecen en países donde hay algún recurso que interesa  para  que mientras gobernantes corruptos se pelean en conflictos locales las grandes corporaciones puedan saquear las riquezas del  país en cuestión sobornando gobiernos débiles. 

Las corporaciones tienen tanto poder  que la capacidad de los llamado hedge funds, de desplazarse rápidamente de un país a otro les permite  obligar a gobiernos  democráticos a aplicar medidas  a quien Thomas Friedman columnista del New York Times llama “the golden straitjacket” la camisa de fuerza de oro, se resumen en lo siguiente: 

Hacer que el sector privado sea el que rija  el crecimiento económico. 

Mantener una una tasa inflacionaria baja y los precios estables

Disminuir el tamaño de la burocracia estatal.

Mantener el presupuesto tan balanceado como sea posible

Eliminar las tarifas sobre los  bienes importados.

Eliminar las restricciones a la inversión extranjera

Deshacerse de las cuotas  y de los monopolios domésticos

Aumentar las exportaciones.

Privatizar las industrias y utilidades  del estado.

Desregular el mercado de capitales, hacer la moneda convertible e intercambiable.

Abrir las industrias, la bolsa, los bonos de mercado al capital extranjero.

Desregular la economía para promover la competencia local.

Eliminar los subsidios gubernamentales,  la corrupción y los sobornos. (esta me agrada).

Abrir los bancos  y las telecomunicaciones a sistemas abiertos que permitan a los ciudadanos  elegir entre un abanico de fondos de pensiones, y  mutualidades. 

Esta receta  la aplicaron hace  20 años  en  Venezuela, un país rico cuando Jaime Lusinchi  regresó eufórico de  Estados Unidos  diciendo que había conseguido  “El mejor  refinanciamiento de deuda del mundo!”.

No funcionó no,  eran entelequias vacías que nos vendieron para hacernos aceptar quimeras, el mercantilismo  evolucionó al colonialismo, el colonialismo, al neo colonialismo, éste al capitalismo y éste a la globalización. Siempre  los mismos en el poder, siempre los mismos  dictando las normas, comenzaron por el tercer mundo y ahora van a por la cola del primero.  Obligando a aplicar fórmulas que acaban con la  clase media y  convierte a los pueblos en champiñones,  esto es los mantienen en la oscuridad (ignorancia) y los alimentan con excrementos (Ideologías infames).

El último factor de los falsos que  fundan el sistema económico actual, es que la economía mejora con mas consumo cuando lo cierto es que el planeta no soporta más éste sistema,  el calentamiento global, la acidificación de los océanos, la destrucción de la selva amazónica, el deshielo de los polos  son el resultado de la aplicación de un sistema  económico basado en premisas falsas,  se impone por tanto cambiar de paradigmas. 

Los sortarios llegan a la vejez, dejando la naturalidad para sí mismos, y creándose una coraza de retraimiento y timidez, para compartir un tesoro interno sólo con quien es digno de él y lo tomará sin burlarse de su desnudez. Mientras tanto el saber  se esconderá en los libros y la ciencia, en algunos portales de internet, en google  (sabiendo buscar); terreno seguro donde al pan se llama pan  y al vino se llama vino. Los muy mayores  se preparan así para la faceta subjetiva de la  vida, con un bloqueo emocional, que les protege. Pero que no les limita en esa maravillosa experiencia que se llama vivir. Sólo ya limitada por la  física en un cuerpo que se va aislando,  viendo menos, oyendo menos,  sintiendo menos, con menos entradas al sistemas  y  también disminuyendo  las salidas  y la vida en su sabiduría va implosionando,  centrándose, cada vez más en un viaje interior profundo,  ya sin miedos,  hasta  que se llega al túnel donde está la luz del no  retorno.  De nuevo entropía. 

Vida que se respira segundo a segundo y se desprende por cada poro, y en cada célula epitelial, en un fluir constante que no se detiene a nuestro alrededor y que ricamente se continua en las relaciones humanas,  lazos invisibles que nos unen a todos en un mismo fluir, descubriéndonos  de forma progresiva,  la belleza de cada ser a nuestro alrededor, como extensión propia de nuestra misma persona, se hace realidad la igualdad de todos los seres que preconizan  las religiones donde la experiencia que esta allí, sólo sirve a quien esté dispuesto a escucharla.  

El mendigo que se rebaja para permitir se le ayude con unas monedas, el músico de calle que regala con sus melodías a cambio de otras monedas, el señor calvo que va adelante, el ejecutivo de al lado con su laptop, en un maletín disimulado, las adolescentes que ríen y lloran  sus sueños, a un lado del angustiado, por alguna deuda, los viejitos que conversan sus recuerdos, con soluciones para todos los problemas prácticos, con la sabiduría que da la edad, conocen bien que estos pequeños problemas son los que en realidad importan. 

Los niños que aprenden en el parque, en un cielo azul, con cantos de pájaros invisibles en el verdor de una tarde de primavera. Todos ellos somos uno mismo, sin distinción de color, raza o ideología.  

En todos con sabiduría podemos vernos retratados y entender de esta forma que la humanidad es una sola. Conocimiento importante para resolver todos los problemas existenciales y los conflictos que nos generan nuestra ignorancia, inculcada en un sistema educativo rígido y obsoleto impuesto por Catalina la Grande en respuesta a los desórdenes de la revolución  francesa y que busca crear empleados tranquilos y dóciles, para trabajar en las lineas de producción.

Para disfrutar de las  riquezas  no son necesarios los bienes materiales, sólo un estado de ánimo adecuado, que puede cultivarse mas no comprarse. Disfrutar de éstas pequeñas cosas es el secreto de la vida plena, ¡con cuanta frecuencia, no se siente luego de comprar algo anhelado que falta algo!, algo que no se obtiene, comprando todos los accesorios y que se logra en parte al ver la alegría genuina de un ser querido.

Es esta armonía con el ambiente que se aprende a cultivar, estando en paz con la conciencia y que nunca es tarde para comenzar y que con demasiada frecuencia se tarda mucho en desarrollar. 

Es por ello  que  se impone un nuevo paradigma económico,  la economía no puede medirse sólo por el dinero que produce,  la prueba está en la gran cantidad de dinero que se ha producido en las últimas décadas, sin que haya  un cambio  tan importante en la calidad de vida de la humanidad,  al contrario se ha polarizado más, los que más tienen  son menos y los que menos tienen son más.  Lo que quiere decir que algo anda mal.

Existe además una crisis del poder  que está dada  por  las migraciones, el contacto intercultural, las comunicaciones,  los ciudadanos mejor informados, lo que hace que para lograr votos los políticos tengan que convencer a personas de diversas culturas i etnias y aún más  que viven fuera de su área de influencia,  esta pluralidad hace que  tengan que obrar con más justicia ante ciudadanos que cada vez  creen menos en ellos por  su compromiso con las fuentes de poder económico.  

De allí que hace falta que se comience a pensar en el bienestar como moneda de cambio, en la productividad  sin crecimiento y en la llamada economía azul. Ya hay varios proyectos en  camino generados por gente lista que se dedica a ello. 

Ya se gesta el ciudadano del futuro,  es plural, honesto, justo, intolerante con la impunidad,  pacífico, que no expone su integridad, pero  que sabe protestar y activa los mecanismos que ofrece el sistema para  hacer valer sus derechos.  Algunos se encuentran excluidos del sistema pues no encuentran trabajo a pesar de su preparación,  obligados a  recibir empleos subpagados gracias a reformas  laborales que favorecen una distribución desigual de los beneficios empresariales.  Que no cree en las instituciones  por lo tanto  las vigila y las obliga a actuar  bajo su escrutinio  constante, que está dispuesto a disputarle  espacios a la mediocridad, que son más pero menos persistentes.  

Éste ciudadano es el que forjará un mundo mejor,  donde el bienestar sea moneda de cambio,  y  genera plusvalía medible en calidad de vida,  local con conocimiento global,  gestor de microsistemas autosostenibles que  formarán comunidades  donde la vida  en consonancia con el ambiente será posible y deseable.  Es el camino es la civilización del futuro, la de los micropoderes, interconectados en red. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s